Antonio Álvarez Rodrigo - Agronews CyL

Francisco Marcén, presidente de Interovic, es muy claro: “Que la gente no se deje llevar por las ofertas gancho”. Es la principal recomendación desde la Interprofecional del Ovino y Caprino de Carne que desde hace tres años trabaja para corregir el descenso en el consumo de este producto estrella en Navidad. Los datos empeoraron con la llegada de la crisis a un ritmo del 6% anual. Marcén avisa en esta entrevista concedida a Agronews de las diferencias entre un lechazo español y otro importado que en estos días puede copar el 25% del mostrador de los supermercados.

 

¿Cómo se presenta la campaña de Navidad?

Para el sector es el momento más importante del año, ya que el consumo se multiplica por tres, por cuatro o por cinco dependiendo de la zona de España. Venimos de un 2017 en el que se ha producido menos cordero ya que, por el sistema de partos, el año pasado hubo muchos y este ha tocado menos, por lo menos en el ovino de carne. La ola de calor también ha afectado porque ha habido una mayor mortalidad a la entrada del verano.

 

¿Qué datos de producción manejan?

Los datos de sacrificio de final de septiembre nos apuntaban a un descenso del 2,5%. Normalmente se producen al año en España 10 millones de kilos. Es un descenso normal. En 2018 habrá más, pero puede que la sequía también haya afectado a las cubriciones de otoño. Si el ganadero le ha dado más de comer, este problema lo puede haber solventado, pero, eso sí, a base de incrementar los costes.

 

Entiendo que todo esto que nos cuenta afectará al precio final de la carne.

Sí, los precios aumentarán por la menor producción. Ha habido una mejora en la percepción del consumidor. Desde el inicio de la crisis, el consumo había descendido entre un 6% y 8% anual. Sin embargo, el año pasado y este ya esta caída se ha estabilizado y está al 0%.

 

¿Qué han hecho para atajar este descenso?

Una campaña de promoción de la carne de cordero vinculada a la sostenibilidad de la ganadería extensiva. Hemos conseguido de la Unión Europa dos millones y medio de euros anuales para continuar con ella los próximos tres años. Se trata de una campaña de formación a los carniceros para que transformen el sistema de venta, lo modernicen, lo adapten a los jóvenes… No es una campaña publicitaria al uso. Para que sea efectiva necesitamos nueve años. Hemos conseguido financiación para tres años más. Ya llevábamos tres, de modo que espero que consigamos alargarla hasta los nueve, cuando dicen los expertos que calará en el consumidor.

 

¿Están satisfechos de cómo está funcionando?

Sí, porque los índices dicen que hemos corregido la tendencia de caída. Yo digo que las velas de Interovic están bien puestas para aprovechar los vientos de mejora que trae la economía.

 

¿Qué recomienda a los clientes que vayan a comprar carne de cordero estos días festivos?

Desde Interovic recomendamos que el consumidor se fije en el origen, no solo en las ofertas gancho. Estamos haciendo una campaña de diferenciación del etiquetado porque viene mucho cordero de importación. Es legal, pero queremos que el consumidor sepa de dónde viene esa carne, que ha podido recorrer miles de kilómetros y no tiene las mismas condiciones de frescura que tiene la carne de España.

 

Castilla y León es una de las comunidades líderes en producción.

Castilla y León tiene la etiqueta de Tierra de Sabor y la IGP. El lechazo es el producto bandera, pero también habrá cordero de importación. Un lechal puede durar fresco cinco o seis días. No puede tener las mismas condiciones un animal que viene de Grecia o del sur de Italia, con cinco o seis días de viaje, que uno que se ha sacrificado ayer. Entre que el consumidor lo compra y lo cocina pueden haber pasado seis días, con lo cual el sabor no va a ser el mismo. Por lo tanto, que el consumidor se fije en la etiqueta de origen y decida.

 

¿Cuánto cordero de importación podemos encontrar en el mercado?

Se importan una 6.000 o 7.000 toneladas, dependiendo del año. El 41% de las importaciones en 2016 fue de Grecia, Italia y sur de Francia, es decir, unos 500.000 corderos o más. Si se focaliza en la campaña de Navidad, podemos estar hablando de un 25%. Sobre todo en esas ofertas gancho de estos días donde incluso el supermercado no le gana dinero. Ahí es donde encontraremos más cordero de importación. 

Sección: 

Suscríbete a nuestras novedades