Agronews Castilla y León

Las organizaciones agrarias COAG, UPA y Unión de Uniones han remitidos sendos comunicados de prensa criticando los ataques, "uno  más", a las cisternas con vino perpetrados por agricultores franceses y reclaman que tanto las autoridades francesas como las comunitarias pongan freno a una situación que se repite con excesiva frecuencia persiguiendo a los autores.

Video: Fuente: www.encastillalamancha.es

 

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) exige a la Unión Europea sanciones ejemplares al gobierno francés y a los protagonistas de los actos de violencia ante la reiteración de los ataques contra producciones agrarias de origen español en su territorio. La UE debe garantizar de forma efectiva y contundente la libre circulación de mercancías en suelo francés.

Desde esta organización se reclama al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que realice una queja formal ante el gobierno galo por su desidia ante los nuevos ataques (los hechos han ocurrido en presencia de las cámaras de televisión y de miembros de la Gendarmería Francesa que permitieron a los manifestantes actuar con total impunidad, según fuente de la CETM), al tiempo que solicite la depuración de responsabilidades y la reparación de los daños producidos. 

Apenas dos meses después del último ataque, en el que destruyeron cerca de 20 toneladas de hortalizas y cítricos procedentes de Murcia, los franceses “vuelven a tirar de una protesta que se ha convertido lamentablemente en un clásico” y que “les funciona muy bien”. “En España sería impensable. Allí la Gendarmería parece que incluso organiza el tráfico para que puedan llevar a cabo su ataque cómodamente”, han declarado desde UPA.

Los agricultores españoles lamentan que algo tan grave como un ataque a la libre circulación de mercancías entre países de la Unión Europea pase “prácticamente desapercibido” para los Gobiernos de ambos países y para las autoridades de la UE. “Es una vergüenza”, aseguran, que los ataques a España estén dentro del “catálogo habitual de protestas” de los agricultores franceses.

Unión de Uniones condena la gravedad de este hecho, que añade un nuevo ataque a la ya larga lista contra la comercialización de productos alimentarios españoles en el país vecino, e insta al Ministerio de Agricultura a encontrar una fórmula para que estas acciones de vandalismo no se vuelvan a repetir: “Nosotros podríamos hacer lo mismo con su leche, que entra en nuestro país a un precio sospechosamente bajo y poco acorde con la situación real del mercado francés” – afirman desde Unión de Uniones – “Pero creemos que esa no es la solución; y las administraciones públicas deberían poner cartas en el asunto y resolver la complicada situación del sector, tanto en un país como en el otro”.- añaden.

Sección: