Agronews Castilla y León

El sector lechero ha salido a la calle este jueves por la mañana en Mollerussa para pedir una vez más medidas para evitar la desaparición de un sector herido de gravedad. Diez tractores y 400 manifestantes convocados por los sindicatos Unió de Pagesos y Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Cataluña y por las cooperativas Plana de Vic y Vaquers de Osona se han manifestado ante la planta de la multinacional Lactalis en Mollerussa (Pla d'Urgell) para denunciar las prácticas abusivas de la industria láctea en connivencia con la gran distribución que, denuncia el sindicato, están ahogando a los ganaderos catalanes.

La acción de este jueves se ha hecho simbólicamente ante la sede de Lactalis, principal industria láctea en el Estado y proveedora de marcas como Castillo, Président, yogures Nestlé y La Lechera, Lauki, RAM, Puleva, Chufi y Gran Capitán, para visibilizar la denuncia contra las condiciones que impone junto con la gran distribución, representada en empresas para las que elabora sus marcas blancas como Bonpreu, Carrefour y otras. Estas condiciones comportan que el precio que perciben los ganaderos se sitúe por debajo de los 40 céntimos/litro que, aproximadamente, marcan el precio coste, lo que aboca a muchas granjas al cierre ante la imposibilidad no sólo de ganarse dignamente la vida sino ni tan siquiera sólo de cubrir los gastos más elementales. 

Con protestas como la de hoy, el sindicato quiere poner de manifiesto que la situación de los productores de leche de nuestro país, lejos de mejorar, es cada día más delicada. Esto se ve constantemente empeorado por el aumento continuado del precio de las materias primas y la energía -entre 3 y 4 céntimos de euro desde el verano- aumentos que no se han visto reflejados en el precio al que venden la leche de sus vacas. 

Unió de Pagesos recuerda una vez más que el sector de la leche catalán ha cerrado 10 de los últimos 13 ejercicios con un balance negativo y que, desde hace años, vive un goteo constante en el cierre de explotaciones lecheras. En este sentido, el sindicato calcula que antes de terminar este año una docena más de granjas plegarán y se sumarán a las más de 900 que han cerrado puertas desde el año 2000 y dejarán Catalunya por debajo de las 400 explotaciones en activo 2021. Por primera vez, la ganadería catalana producirá menos leche que el año anterior y dejará de abastecer al 75% de la leche que consumen los catalanes, lo que compromete el consumo de proximidad.

Sección: