Agronews Castilla y León

Las ovejas de raza Lojeña se están preparando para el verano. Las ganaderías pertenecientes a la Asociación de Ganaderos Criadores de la raza ovina Lojeña del Poniente Granadino (ACROL) se encuentran en plena temporada de esquila para preparar a sus animales ante la subida inminente de las temperaturas.

Debido a su sistema de producción de ganadería extensiva de alta montaña, el esquileo de los ejemplares de esta raza se retrasa hasta estas fechas, momento en el que ya existe una estabilidad climatológica y unas temperaturas estables, ya que al realizar un pastoreo de entre 1.200 m. y 1.500 m de altitud los ganaderos intentan evitar las tormentas tardías y la inestabilidad de temperaturas que puedan perjudicar el bienestar sus rebaños, acarreando trastornos respiratorios y estrés durante el pastoreo cuando las ovejas se encuentran sin su lana y las temperaturas no son acordes.

Las  cuadrillas que intervienen en la esquila de la raza Lojeña son de distinta procedencia; cuadrillas autóctonas de Venta de Rayo y Serranía de Ronda y algunas foráneas procedentes de Uruguay y Rumanía.

Desde ACROL exponen que la lana sigue sin alcanzar un precio adecuado desde el inicio de la pandemia, por lo que no repercute en positivo para minorar los costes del esquileo, lo que supone un gasto extra considerable para los ganaderos, agudizando más, si cabe, la difícil situación que está sufriendo el sector de la ganadería extensiva por la sequía, los precios de la carne y la subida exponencial de los costes de producción, con un incremento del precio de la alimentación que, en el caso de los cereales, supera el 100%, llevando el sector a límites de insostenibilidad.

Tags: 

Sección: