Agronews Castilla y León

Denuncian que la publicación del `Catálogo de medidas de protección de la agricultura y ganadería. Interacciones con la fauna silvestre´ por parte del Gobierno central no aporta solución alguna al problema que existe en Castilla y León.

La Alianza UPA-COAG ha mostrado en un comunicado su perplejidad ante "el desconocimiento absoluto que demuestra tener, una vez más, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente en relación al lobo y la ganadería extensiva, al menos en nuestra comunidad autónoma".

El motivo es la publicación del `Catálogo de medidas de protección de la agricultura y ganadería. Interacciones con la fauna silvestre´ en la que en uno de los apartados hace mención al lobo, y recoge información en formato de ficha por especie de fauna silvestre y tipología de recurso a proteger; con una primera descripción de los daños y circunstancias en que estos se producen, una posterior descripción técnica detallada de las medias preventivas propuestas y una bibliografía de referencia actualizada.

Desde la Alianza consideran erróneas algunas aseveraciones que en dicho documento realizan los responsables del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, puesto que "en Castilla y León las medidas que se adopten deben tener en cuenta que la ganadería extensiva viene pastando de forma tradicional en grandes extensiones de sierra y por un número muy importante de ganado bovino extensivo en el que la  base fundamental de alimento consiste en la hierba consumida a diente".

En las indicaciones del documento del Gobierno central menciona cerramientos vallados o cercados de una altura de entre 0,5 metros y 1 metro de altura, lo que para la UPA-COAG ronda lo absurdo, dado que el lobo no encuentra dificultad alguna en saltar alturas superiores a dos metros.

Respecto a la instalación de pastores eléctricos, desde la Alianza apuntan a que "no dejan de ser un conjunto de alambres electrificados con un voltaje de baja intensidad y cuya consecuencia inmediata es que se tengan que cerrar animales en un cercado con la imposibilidad de hacer esto,  dado el modelo de ganadería extensiva que existe en nuestra región, aparte de que  estos alambres son invisibles por la noche tanto para la ganadería como para el lobo, por lo que carecen de efectividad alguna".

De igual modo, la  ALIANZA UPA-COAG considera sorprendente que no se haga mención alguna al Plan de Gestión y Conservación del Lobo presentado por la Consejería de Medio Ambiente  de Castilla y León, y que ni siquiera se mencione la posibilidad de controlar la especie. "Hay que tener en cuenta que en el último censo oficial en nuestra comunidad autónoma ha habido un aumento considerable de manadas, superior al 20 por ciento respecto al censo anterior, lo que está provocando que haya un número muy superior de lobos a los que la alimentación de animales silvestres puede mantener", apuntan desde estas dos organizaciones.

Critican además que "no parece que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente esté muy por la labor de compensar a los ganaderos por  los daños que producen los lobos en la ganadería – casi dos millones de euros en Castilla y León en el último año–  porque no hace mención alguna al respecto en dichos manuales".

La Alianza UPA-COAG recuerda al Ministerio que abordar el problema de los lobos en una región como Castilla y León debe tener como primera premisa el derecho de los ganaderos a ver compensadas sus pérdidas: "en este sentido, el documento tampoco recoge que la Justicia ha dado la razón en infinidad de ocasiones a los los ganaderos. Son muchas  las sentencias del TSJ de Castilla y León e incluso del Tribunal Supremo condenando a la Administración regional a compensar los daños que se produzcan en la cabaña ganadera por ataque de lobos al sur del Duero" apuntan en el comunicado.

Sección: