Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • El secretario general del ministerio, Fernando Miranda, se reúne con el sector para abordar la situación

  • Además, hoy mismo la Consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León se ha reunido con los máximos responsables de Azucarera para analizar la situación

El secretario general del Ministerio de Agricultura, Fernando Miranda, se ha reunido en Madrid con representantes de las organizaciones agrarias para analizar la situación del sector remolachero tras el anuncio de la empresa Azucarera, el pasado día 4 de diciembre, de reducir el precio de la remolacha en seis euros y vincular su evolución al precio mundial del azúcar. En ese encuentro, según relata el secretario general de Asaja en Castilla y León, José Antonio Turrado, se ha comprometido a “estudiar jurídicamente si hay posibilidad de denunciar el incumplimiento de una de las partes” del Acuerdo Marco Interprofesional, que terminaba la próxima campaña. Sin opinar, el secretario general del ministerio  “se ha comprometido a estudiarlo” y ha dejado claro “que ponen los medios jurídicos del ministerio, pero no irá más allá de un informe jurídico de una administración agraria a la que este tema le es ajeno”.

Las organizaciones agrarias le han pedido al ministerio que utilice todo los “resortes posibles para hacer cambiar de opinión a Azucarera”, así como que ejerza como árbitro en el Acuerdo Marco Interprofesional, que, aunque es un acuerdo entre industria y productores, cuando se firmó, fue validado por el ministerio.

Desde la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG, Ignacio Senovilla, anuncia su intención de “judicializar” la decisión de la multinacional porque no se fían de los datos de pérdidas que argumenta la industria y explica que “si Acor muele algo más del 30% del azúcar y pierde 3 millones de euros, no puede ser que ellos (Azucarera) moliendo más del 60%, pierdan más de 40 millones”. En primer lugar acudirán a la Cámara de Comercio de Madrid para que ejerza como árbitro y dicte una mediación entre el sector y la industria y dependiendo de lo que ocurra en esa mediación, “se estudiará si llevarlo a otro nivel”.

Senovilla, por otro lado, tiene claro que la negociación con la empresa tiene que trascender más allá del delegado de Azucarera Iberia, Juan Luis Rivero, “que no es interlocutor”, y pide tratar el problema con directivos de Reino Unido directamente para conocer la intención real de la empresa porque “si no se hace nada hasta el 18 de febrero, podemos encontrar que la gente deje de sembrar y nos juguemos las azucareras, por tanto queremos que nos digan lo que quieren hacer y si va  a ser muerte, que  no sea una muerte lenta y podamos salvar alguna de las azucareras”. Senovilla ve el futuro “bastante oscuro” y cree que la propuesta de Azucarera “tiene trampa” porque si no se siembras suficiente superficie, “nos podemos encontrar en mayo o abril con que no abren las azucareras porque no hay suficientes hectáreas”.

 

La incógnita del nuevo AMI

La situación es complicada y mientras ahora se debería comenzar a negociar un nuevo Acuerdo Marco Interprofesional que diera estabilidad a partir de la campaña 2019-20 durante otros cinco años, el anuncio de Azucarera que rompe el acuerdo un año antes de la finalización del actual AMI, ha cambiado completamente el panorama y las negociaciones. En la reunión con el secretario general del ministerio de Agricultura, éste ha dejado claro el compromiso de apoyo al sector en la futura PAC “si se mantiene en condiciones razonables”. Las organizaciones agrarias no le han pedido más ayudas porque entienden que la administración “no puede salir en ayuda de empresa privada y porque no se puede compensar la bajada de precios con fondos públicos”. Para recabar también el apoyo de la Junta de Castilla y León, las opas mantendrán una reunión próximamente con la consejería de Agricultura.

 

Sin intervención del azúcar en Bruselas

El ministerio también ha informado al sector de que lleva varias reuniones de consejo de ministros en Bruselas pidiendo que se haga una intervención pública de azúcar, explica Turrado, para ver si remontan los precios mundiales, pero la Comisión Europea “no accede a la propuesta”, lo que sí habrá es un grupo de Alto nivel europeo que estudiará la situación del sector y contarán con la información que trasladen las organizaciones agrarias porque “a la mala situación del sector remolachero europeo que se suma al problema puntual de España”.

Sección: