José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

La cooperativa ACOR, como viene siendo tradicional, ha celebrado hoy, 2 de diciembre, la asamblea general de socios en las que se han aprobado las cuentas presentadas por el nuevo presidente de la entidad Jesús Posadas que ofrecen unos beneficios de 2,56 millones de euros antes de impuestos.

Durante el pasado ejercicio, la cifra de negocio de la Cooperativa ascendió a 129,4 millones, un 2,5% más que la campaña anterior. Si se tiene en cuenta la presencia en las empresas participadas, la facturación global de ACOR en 2020-21 ha alcanzado casi los 283 millones. Los resultados de la pasada campaña estuvieron marcados por los buenos rendimientos tanto en campo como en la producción industrial, con 159.066 toneladas de azúcar obtenidas de 1.032.897 toneladas de remolacha física. Los socios lograron una media de casi 108 toneladas por hectárea de remolacha tipo que se tradujeron, también, en un gran rendimiento industrial con una molturación récord de 10.028 toneladas diarias.

Posadas ha querido señalar, en la rueda de prensa posterior a la asamblea, que el precio del azúcar se encuentra, en la actualidad, en un momento óptimo, teniendo en cuenta el déficit que existe en el mercado mundial por lo que ha animado a todos los socios a contratar, en la próxima campaña, la mayor superficie posible hasta alcanzar las 12.500 que es la cifra que se considera ideal para lograr la máxima rentabilidad de la molturadora de Olmedo. “Es el momento de apostar por un cultivo estables y seguro como es la remolacha, más tras el impulso dado por el nuevo consejo rector tras aprobar, para la campaña que se encuentra en curso un precio mínimo de 45,8 euros por tonelada tipo de raíz, incluyendo aquí el descuento por semilla, y para la próxima una cifra mínima de 45 – 45,5 euros dependiendo de los sistemas de recogida, carga y limpieza que elija el socio”, afirmaba el presidente de la cooperativa ACOR.

La entidad asociativa vallisoletana está inmersa en dos grandes actuaciones en la actualidad. La primera la activación del llamado “punto 0” de entregas, proyecto que ya está iniciado en el que se va a realizar una inversión de 7,4 millones de euros, con el que se espera ahora más de un millón de euros por campaña, confiando en que pueda estar amortizada en cinco años. Se trata de un nuevo sistema de recepción de remolacha en seco que permitirá sustituir el actual que emplea un transporte hidráulico de la raíz por otro de descarga directa desde los camiones a las nuevas tolvas o una playa para trasladar la remolacha a la molturadora a través de cintas transportadoras. El nuevo método reduce la huella de carbono, el consumo de agua, los daños en la raíz, las pérdidas de azúcar, mejorando, además, las condiciones de lavado.

El segundo es un proceso de descarbonización con el que se pretende reducir el consumo de gas en la planta de ACOR en Olmedo en más de un 80% una vez finalizadas las dos primeras fases del mismo e incluso llegar al 100% en una hipotética tercera, con la construcción de una planta de biomasa que entregará el vapor a la azucarera algo que ahora se lleva a cabo con gas . La huella de carbono, de esta forma se podría recudir, al menos, en 55.000 toneladas anuales.

Sección: