Agronews Castilla y León

Recientes estudios científicos del IREC (Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos) y del CNM-ISCIII (Instituto Carlos III de Madrid) han descubierto, según recuerda ASAJA Palencia, que los micromamíferos silvestres, entre ellos los topillos, son relevantes en la transmisión de Coxiella burnetii, la bacteria causante de la fiebre Q en humanos y de la coxiellosis en animales.

La fiebre Q es una zoonosis transmisible a humanos principalmente por inhalar partículas de polvo de los establos de animales contaminados o mediante garrapatas del ganado. Puede producir síntomas leves similares a una gripe o desencadenar casos graves de hepatitis aguda y neumonía en personas. En algunos pacientes, la fiebre Q puede hacerse crónica y ser la causa de valvulopatías, endocarditis, hepatitis o neumonías crónicas, lo que se conoce como el síndrome de fatiga post-fiebre Q.

La bacteria pudo ser aislada genéticamente en algunos de los topillos, resultando ser del genotipo de C. burnetii más ampliamente distribuido en Europa, el Genotipo II+, que es frecuente en ovejas y personas.

Por todos es sabido que el topillo campesino (Microtus arvalis) es un roedor presente en nuestros campos, donde reiteradamente genera una plaga que causa importantes daños económicos y de salud, ya que además es el principal vector de contagio de la tularemia, otra enfermedad bacteriana que puede llegar a ser grave, por lo que es importante su control.

Sección: