Las intensas lluvias de la primavera, que vinieron acompañadas de bajas temperaturas, retrasaron la floración de los cerezos en el Valle de Las Caderechas. Por ese motivo, la cosecha viene este año retrasada, en torno a quince días, y en la Marca de Garantía esperan poder comenzar a recoger los primeros frutos rojos a partir del martes o el miércoles de esta próxima semana, según explica su director técnico, José Ignacio Velasco. Eso sí, las previsiones no son especialmente halagüeñas, en cuanto a producción.

Velasco calcula que se podría registrar una caída de entre el 30 y 50 por ciento en todo el Valle de Las Caderechas, que cuenta con alrededor de 50.000 cerezos. Sin embargo, el director técnico recuerda que esta previsión no significará necesariamente que la producción amparada bajo la Marca de Garantía se vaya a ver mermada, puesto que si las condiciones meteorológicas son buenas, se podrán recolectar con cierta calma, aprovechando todos los frutos, sin dejar una excesiva cantidad en los árboles, como ocurre cuando estos están cargados y no da tiempo.

Si viene buen tiempo, se podrán recoger más cerezas a pesar de la caída en producción

Así que los productores del Valle de Las Caderechas piden jornadas de buenas temperaturas, pero no de un calor excesivo, para que la maduración de las diferentes variedades sea progresiva. También, que las noches sean frescas, para que la calidad del fruto sea mayor. Y, sobre todo, que no caiga “piedra”, granizado, porque eso daría al traste con toda la producción del valle. José Ignacio Velasco ha recordado que la cosecha comienza ahora, y se extenderá hasta mediados de agosto.

Se empieza por la zona baja del valle, en Salas de Bureba, Cantabrana o Temiñón, con las variedades más tempranas, burlat, por ejemplo. Y ya para finales de junio estarán las variedades más tradicionales, como fresona o negra del país. Luego llegará la más extendida por el valle, la summit, y la sumburst. Y la cosecha se cerrará en la parte alta de Las Caderechas con lapins. Así las cosas, sepan que la tradicional feria de la cereza tendrá que esperar hasta mediados de julio, y no principios como es habitual.

 

Covarrubias

Con retraso también van los cerezos de Covarrubias, que son además de los más tardíos de toda Europa, ha recordado el alcalde, Óscar Izcara. Una condición que dota al fruto de un dulzor muy especial, dado que al madurarse más tarde, el calor incrementa los niveles de azúcar. Las más tempranas dentro de las tardías empezarán a darse a finales de junio, y la mayor parte de la cosecha se recogerá en julio. En los últimos años, en Covarrubias se han recogido medias de 250.000 kilos, mientras que la Marca de Garantía de Las Caderechas cerró la pasada temporada con 135.000 kilos.

Patricia Carro - www.burgosconecta.es

Sección: