Agronews Castilla y León

El precio del maíz ha bajado a “mínimos históricos”, según Matías Llorente, secretario general de UGAL-UPA, y eso ha llevado a que los agricultores leoneses (la provincia en la que más maíz se produce de España) estén perdiendo más de 13 millones de euros, aunque la situación podría aún empeorar. Llorente echa la siguiente cuenta, en la provincia de León se siembran 65.000 hectáreas de maíz, de las que se recogen en torno a 660.000 toneladas, “en un año normal vale, como al inicio de la campaña antes del pinchazo de Abengoa, 180 euros por tonelada; ahora ya hay una diferencia de 20 euros”, es decir, en total más de 13 millones de euros de pérdidas, pero la situación podría aún empeorar, añade, si no hay ninguna catástrofe meteorológica que merme la cosecha en América o Ucrania, entonces, estaríamos “ante un problema muy grande de excedentes de producción”.

En su análisis sobre la situación del sector primario en la provincia de León, Llorente también muestra su preocupación por el cambio climático, no es un tema lejano que se haya abordado solo en la cumbre de París, sino que los agricultores ya lo “vienen sufriendo desde hace tiempo” con ciclos “cortos e intensos fuera de la estación que corresponde”, como ejemplo, lo que ha sucedido este año en León, en octubre cayeron 260 litros por metro cuadrado que impidieron hacer las labores correspondientes y, desde entonces, apenas ha caído una gota de agua.

Eso ha tenido su repercusión en un cultivo emblemático de  la provincia, la remolacha, con el arranque de la Azucarera de La Bañeza más tardío de toda la historia, abrió ayer la campaña de recogida y molturación. Sin embargo, el tiempo que impidió entrar en las tierras por la excesiva humedad ha sido benévolo con este cultivo y le ha permitido ganar en torno a un 15% en peso y mejorar también su riqueza en azúcar. El único problema, apunta Llorente, sería si ahora hay una helada fuerte y después nieva, ya que eso provocaría que la raíz se pudriera. En la provincia de León ya se han arrancado 210.000 toneladas de remolacha y ahora solo hay problemas en la zona de Los Payuelos donde sigue habiendo demasiada humedad para entrar en las tierras a extraer la raíz.

Por lo demás, Llorente cree que está siendo un buen final de año, “la remolacha está en su mayoría sana, en maíz la recolección va por encima de un año normal, los almacenes están llenos y lo que normalmente se hace en tres meses, se ha hecho en uno; en cereales hay una buena nascencia y los ganaderos de la montaña no han tenido nunca un año como éste, con el ganado pastando a 'boca llena' y sin nieve”.

Lo único que le falla a este 2015, y no es poco, son los precios y en este sentido Llorente entona el 'mea culpa' por la falta de organización del propio sector. Uno de los ejemplos de desorganización está en el sector lácteo, “la única diferencia con Europa es que en otros países, como Francia, están agrupados, tienen cooperativas, transforman y se quedan con los beneficios. Un paso que aquí no hemos sido capaces de dar”. A muy corto plazo, añade, “vamos a tener que competir no con el resto del mundo, sino con Francia, que está al lado, y su estructura es totalmente diferente”.

Matías Llorente es uno de los sindicalistas históricos de la provincia de León, fue fundador de la ya extinta Unión de Campesinos de León, nacida durante la dictadura franquista en una iglesia y que llegó a superar los 15.000 afiliados. Con ese bagaje a sus espaldas, afirma que si “hoy cogiera una tabla reivindicativa de cuando salieron a la calle en 1976 y 1977, los problemas serían muy similares”. Por ello, finaliza, el paso necesario debe ser que el propio sector se organice, “se puede criticar a la administración pero hay que asumir las responsabilidades propias” y se pregunta “¿cómo se puede que, en el maíz, haya agricultores que lo entreguen sin precio al almacenista? Ése es el problema, trabajamos como animales, tenemos buenas cosechas y en 10 minutos tiramos el precio por los suelos”

Sección: 

Provincias: