La Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León y los grupos con representación en las Cortes, PP, PSOE y Grupo Mixto, integrado por IU y UPL, sellaron el 7 de mayo un acuerdo de Comunidad, rubricado al día siguiente en sede parlamentaria, con el fin de exigir que esta Comunidad Autónoma siga percibiendo anualmente ayudas por un importe global de 1.150 millones de euros procedentes de la Política Agrícola Común (PAC), que actualmente se enncuentra en proceso de negociación de cara al perido presupuestario 2014 - 2020.

Los ocho aspectos que se centran este acuerdo son:

1. Garantizar el mantenimiento sin recortes de los fondos que se han venido percibiendo
desde 2007 de forma anual en Castilla y León de las actuales asignaciones de la Política
Agraria Común.
2. A la hora de definir agricultor activo como perceptor de ayudas, sea tenido en cuenta
que se apoye de forma prioritaria a quien ejerce de forma efectiva la actividad agraria y
participa activamente en el desarrollo económico, social y medioambiental del medio rural.
3. Delimitar el número de hectáreas elegibles en España y por agricultor.
4. Diseñar un modelo de convergencia interna limitada y pausa en el tiempo que evite
distorsiones sobre determinados sectores y modelos.
5. Formular una mayor flexibilización del Greening respecto a la propuesta de la Comisión.
6. Apoyar el incremento hasta el 15 por ciento para las ayudas asociadas.
7. Prolongar hasta el 2020 el régimen actual de las cuotas en el sector azucarero así como
salvaguardar los derechos de plantación de viñedos hasta el 2030.
8. Fortalecer las organizaciones de productores y la coordinación de las autoridades
nacionales de competencia, que garanticen un trato igualitario a todos los productores"

Las Organizaciones Agrarias por su parte han valorado con matices el acuerdo. El presidente regional de ASAJA, Donaciano Dujo, consideró que «cualquier acuerdo que haya entre las fuerzas políticas para defender los intereses de los agricultores y ganaderos de Castilla y León ante la nueva PAC es bueno». Por su parte, Julio López, de la Alianza por la Unidad del Campo, integrada por UPA y COAG, comentó que «en principio»  valoran «de forma muy positiva» este acuerdo de Comunidad, pero añadió que aún no conocen el texto «en profundidad» para hacer una valoración más exhaustiva, mientras que el coordinador de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, fue el que se mostró más crítico al afirmar que su organización no tiene «nada en contra» del pacto suscrito que recoge algunas de las cuestiones acordadas con el sector aunque hubiese preferido que «más concreto y mucho más ambicioso».

Sección: