María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

Durante este mes la provincia zamorana contará con la llegada de más de 1.200 temporeros para trabajar, principalmente, en las explotaciones que se dedican a la recogida de uvas, patatas y cebollas. Ante esta circunstancia la Junta de Castilla y León ha presentado a las organizaciones agrarias una serie de medidas sanitarias que tendrán que cumplir los trabajadores y los empresarios que los contraten durante su estancia en la provincia debido a la pandemia. En la provincia son más de 12.000 hectáreas de viñedo, 1.000 hras de patatas y unas 280 hras de cebollas las que movilizarán a estos temporeros.

Una masiva aparición de trabajadores, de muchas partes del mundo, que recorren este y otros países realizando la recolección, en un año realmente complicado para el campo por la movilidad debido a la Covid-19.

La delegada Territorial de la Junta, Clara San Damián, ha destacado principalmente que “lo que queremos es que no entre ningún trabajador en el campo de Zamora con la garantía de una PCR negativa”. Ante esta circunstancia se van a realizar las pruebas de coronavirus a todos, los que son de la zona se llevarán a cabo en la propias Zonas Básicas de Salud y los que vienen de fuera será la propia Junta de Castilla y León quien las realice a través de los Consejos Reguladores.

San Damián ha dicho que son tres los factores que implican más riesgos con la llegada de los temporeros porque son trabajadores con alta movilidad que se trasladan de unas provincias a otras para realizar estos trabajos, que cuentan con una diversidad cultural e idiomática difícil, que les hace complicado entender las instrucciones de manera clara y por último que hacen un uso compartido de alojamiento y transportes.

Las medidas sanitarias la Junta las ha trasladado a las organizaciones agrarias para que sean estas las que informen a los empleadores de los temporeros. La delegada ha asegurado que “hay cosas que son evidentes y la primera obligación, de sentido común, es que si tienen síntomas no salgan de casa, es también de obligado cumplimiento mantener la distancia de seguridad en 1,5 metros y el uso de la mascarillas durante toda la jornada laboral excepto si el trabajo se desarrolla al aire libre y queda garantizada la distancia”.

La Junta de Castilla y León ha explicado a los empresarios sus obligaciones como empleadores de los trabajadores y las medidas específicas que tienen que cumplir y que pasan entre otras, por evitar compartir equipos y dispositivos usados la jornada anterior, salvo que estén debidamente desinfectados por la empresa, los empleadores deberán tener en cada explotación agropecuaria un plan de contingencia que evalué los riesgos de coronavirus.

Así las cosas, Clara San Damián también ha especificado que “cuando trabajen a la vez más de diez personas hay que establecer cuadrillas estables de diez trabajadores o menos que garanticen el distanciamiento permanente, también hay que evitar que compartan vehículo personas de diferentes grupos y en los alojamientos donde residan tienen que contar con aseso, agua corriente fría y caliente y concina”.

Tags: 

Provincias: