Agronews Castilla y León

Tras la publicación de la Resolución que establece el cupo de individuos de lobo a eliminar para la presente temporada, desde WWF critican la inutilidad y falta de rigor científico de un programa que contempla abatir 46 lobos pese a reconocer que los daños han disminuido. Por ello, reclamamos la suspensión de esta medida y la puesta en marcha inmediata de un plan de reducción de daños basado en las medidas preventivas.

Recientemente se aprobaba la resolución del Programa Anual de actuaciones de Control del lobo que establece un total de 46 individuos a eliminar en la temporada 2019-2020. Esta medida, la única puesta en marcha por el gobierno regional, es contraria a las indicaciones de la Comisión Europea, que relega el control letal a casos excepcionales y siempre que hayan fallado previamente todas las medidas preventivas.

La propia resolución esgrime como única justificación para tales cupos la reducción del conflicto social, cuantificado por el documento en base a la cobertura mediática recibida y no a los daños reales que, reconoce, han disminuido. No existen, además, evidencias científicas de que el control letal sea efectivo en la reducción del conflicto social.

Zonas de exclusión encubiertas:

El programa insiste en mantener un “área sin gestión específica”, equivalente a un tercio de la superficie total de Asturias, donde se realizará un control letal permanente e ilimitado a fin de mantener la zona libre de lobo. Esto se traduce en el mantenimiento de una zona de exclusión, medida incompatible con el mantenimiento del Estado de Conservación Favorable de la especie y, por tanto, contraria a la Directiva Hábitat. 
  
Batidas en el Parque Nacional de Picos de Europa: 

La resolución contempla, asimismo, la eliminación de 4 individuos dentro del Parque Nacional y otros 4 en las inmediaciones.

Es inadmisible, para WWF, que una especie protegida por la normativa europea se someta a controles letales dentro de zonas de máxima protección ambiental a nivel nacional.

Además, considerando la información aportada por los individuos radiomarcados, consideramos que debería tenerse mucho más en cuenta la incidencia de la mortalidad ilegal y de otras causas de mortalidad no detectada y, por tanto, no contabilizada e infraestimada en este programa.

Sin fondos para medidas preventivas desde 2016:

Esta resolución es una medida cortoplacista que solo busca acallar a algunos colectivos, mientras el problema real sigue sin atajarse. Las medidas preventivas de ataques de lobo constituyen la herramienta más efectiva para la disminución de daños a la ganadería y de la conflictividad social.
 
Según datos del propio programa, en 2017 el Gobierno de Asturias invirtió 89.250€ en medidas preventivas, frente a los 1.833.912€, correspondientes a los gastos por compensaciones de daños desembolsados por la administración en los años 2017 y 2018.

En los últimos dos años no se ha invertido dinero público en este tipo de medidas, con la excepción de dos medidas puntuales, aseveran desde WWF en un comunicado de prensa. Asturias sí que ha incluido medidas preventivas en la previsión de financiación solicitada por Asturias en los Marcos de Acción Prioritaria para el próximo periodo de financiación.  Pese a ello, para Luis Suárez, coordinador de conservación: “el presente programa de actuación de control de lobo es totalmente incompatible con la conservación de la especie y con la Directiva Hábitats” por lo que solicitamos su inmediata cancelación. Y concluye: “El Principado debería apostar de forma inmediata por un plan de reducción de daños basado en la puesta en marcha de medidas preventivas”

Tags: 

Sección: