Agronews Castilla y León

 

  •  El incremento continuado de los costes de producción está ocasionando un enorme desgaste en la industria

  • Es urgente adoptar medidas para paliar una situación de extrema gravedad como la actual, que está poniendo en peligro la desaparición del tejido industrial

La industria cárnica de España está atravesando una situación dramática. El encarecimiento de las materias primas y el incremento continuado de los costes de energía y resto de insumos han disparado los costes de producción, encontrando enormes dificultades para repercutirlos al siguiente eslabón de la cadena.

Esta grave situación está tensionando la cadena, golpeando los márgenes de las empresas y agotando sus reservas, en un proceso acelerado que, de no contenerse, acabará con la descapitalización de muchas de ellas.

A ello se suma la enorme evolución inflacionista, que ha roto todas las premisas sobre las que se sustentó la negociación colectiva. Aspecto este de vital importancia y al que hay que dar una solución.

Por ello, hoy más que nunca es urgente que nuestros gobernantes sean conscientes del difícil momento que atraviesa la industria, reaccionen en consecuencia y adopten medidas de emergencia para paliar una situación tan extraordinaria como insostenible para el sector.

A ello se suma la multitud de propuestas legislativas, nacionales y comunitarias, que añadirán cargas administrativas y costes a las empresas, considerando que deberían modularse y posponerse hasta que salgamos de esta grave crisis.

Desde ANICE se lamenta también que el PERTE Agroalimentario, en el que se habían depositado muchas expectativas, tampoco parece que vaya a contribuir a oxigenar económicamente a la industria. Sus requisitos y condiciones de difícil aplicación están impidiendo que las empresas puedan participar en las próximas convocatorias, con lo cual se teme que las ayudas no lleguen de forma eficaz a la industria cárnica.

“La viabilidad de muchas empresas está en peligro y por tanto exigimos soluciones inmediatas y eficaces para luchar contra la inflación, el aumento de los costes energéticos y facilitar el acceso a los fondos de la Unión Europea. Si nuestro gobierno no pone en marcha medidas de carácter urgente para paliar esta situación, empezaremos a ver una paulatina destrucción de nuestro tejido industrial. Solo así, lograremos revertir esta grave situación que amenaza hoy el futuro de la industria cárnica española”-, afirma el Secretario General de ANICE, Miguel Huerta.