Agronews Castilla y León

 

  • La directora general de Vitartis, Cristina Ramírez de Lara, moderó la mesa en que participaron el presidente de la Asociación, que intervino también como CEO de Alma Carraovejas, así como el director general de Innoporc, Miguel Antona; el director de la planta azucarera y responsable de Informática Industrial de Acor, Francisco Javier Muñoz; y el CIO de Sigma-Campofrío, Álvaro Santos

El presidente de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, Pedro Ruiz Aragoneses, ha defendido la “imprescindible digitalización de toda la cadena de valor como clave para la sostenibilidad y la productividad del sector agroalimentario”.

“Es necesario que la digitalización abarque el conjunto de la cadena de valor, especialmente en los temas referentes a la trazabilidad y en protección frente al fraude”, dijo durante su intervención en la mesa ‘Digitalización para la sostenibilidad de la cadena de valor agroalimentaria’ celebrada hoy en el marco de ‘Food4future’.

Una mesa moderada por la directora general de Vitartis, Cristina Ramírez de Lara, y en la que participaron además del presidente de la Asociación, que lo hizo también como CEO de Alma Carraovejas, el director general de Innoporc, Miguel Antona; el director de la planta azucarera y responsable de Informática Industrial de Acor, Francisco Javier Muñoz; y el CIO de Campofrío, Álvaro Santos. Todos coincidieron en la importancia de la digitalización como elemento clave para la mejora de los procesos, la productividad y la sostenibilidad de las empresas. 

En concreto, el presidente de Vitartis explicó la trazabilidad del producto, a lo largo de la cadena y de todos los departamentos, hasta llegar al cliente final. Y puso como ejemplos la APP usada en la línea de preparación de pedidos, los códigos QR escaneables en cada botella, o los de barras que utilizan los sumilleres para contabilizar el stock del restaurante. También citó la reducción de la huella de carbono que el año pasado fue del 50% en el Restaurante Ambivium.

Medir para mejorar

Por su parte, el director de la planta azucarera de Acor y responsable de Informática Industrial, Francisco Javier Muñoz, se refirió a la importancia de medir con exactitud la mayor cantidad de datos para mejorar los procesos. “Lo que no se mide, no se puede mejorar”, expuso.

En este sentido, indicó que gracias a la instalación de nuevos equipos con dispositivos IOT en más puntos de la fábrica y a la aplicación de algoritmos de control avanzado han conseguido reducir la huella hídrica más de un 30%. “Estos nuevos dispositivos nos han permitido tomar decisiones de manera automática para poder hacer un uso más eficiente del agua”, valoró.

Además, apuntó que también han logrado reducir más de un 5% la huella de carbono ampliando el número de analizadores de la red eléctrica, hasta alcanzar un número de puntos suficientes que permita a través del uso de big-data tomar decisiones en tiempo real que han hecho posible esa mejora.

El camino de la transición

El director general de Innoporc, Miguel Antona, explicó que han llevado a cabo desarrollos tecnológicos para mejorar la eficiencia en su sector, un camino, el de la transición de la empresa hacia la innovación y la digitalización, que arrancó hace cuatro años. Un tiempo en el que han tenido que ir venciendo "las resistencias internas con pedagogía para asumir la importancia de la digitalización para ser más competitivos en un sector de actividad muy tradicional".

“Es un proceso especialmente importante en nuestro sector que tiene ciclos productivos muy largos, ciclos biológicos de 10 y 11 meses. Por eso, es fundamental que la toma de decisiones sea anterior a que se produzcan ineficiencias. Tenemos que prever, prevenir y predecir mucho lo que va a ocurrir en base a la recogida de datos que hacemos gracias a la captación de información de los sensores para la toma de decisiones”, agregó.

También puso el acento en la sostenibilidad ambiental donde trabajan en la valoración de los subproductos para convertirlos en energía, así como en la reducción de la huella hídrica.

Desafío estratégico

Por su lado, el CIO de Campofrío, Álvaro Santos, destacó que la transformación digital es una de las apuestas estratégicas de la compañía que aborda este “desafío desde una perspectiva multidepartamental con la participación de expertos de distintas áreas, que de forma permanente trabajan sobre nuevas ideas y proyectos, utilizando tecnologías como el blockchain, la realidad aumentada o el machine learning”.

“Miramos más allá de lo obvio y mantenemos vivo un flujo constante de ideas con iniciativas que probamos y, en caso de éxito, escalamos de forma rápida a nuestros centros de producción”, valoró.

En concreto, habló sobre el proyecto ‘Demand Sensing’ para la mejora de la previsión de la demanda a través de la aplicación de las tecnologías del ‘machine learning’ al proceso de elaboración de previsión de ventas, lo que permite conocer por anticipado las excepciones y gestionarlas de manera más eficiente.

También se refirió a la creación de un gemelo digital en colaboración con Accenture y el Massachussets Institute of Technology (MIT) para evaluar la resiliencia y la fortaleza de su cadena de suministro mediante la réplica de los test de estrés de la banca.

“Con esta información, la compañía definió los planes que debían acometer para estos casos con el fin de obtener, desde el minuto cero, una respuesta ágil a situaciones tan especiales como podrían ser el mantenimiento del suministro durante la pandemia o ante un incendio como el ocurrido en La Bureba”, concluyó.