María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

El municipio zamorano de Faramontanos de Tábara ha vuelto a ser escenario de una protesta vecinal contra la construcción de una granja industrial porcina que se está llevando a cabo en la localidad y de la cual apenas han tenido información por parte del ayuntamiento.

Los manifestantes convocados por la Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara han acusado a las administraciones, tanto la Junta de Castilla y León como el ayuntamiento de la localidad, de no velar por los intereses de los vecinos y en cambio defender los de las empresas.

La portavoz del colectivo, Mercedes Alonso, ha señalado a AGRONEWS CASTILLA Y LEÓN que “la protesta que nos lleva de nuevo a la calle es que la macrogranja ya se está construyendo, en febrero ya procedieron al vallado y ahora están haciendo las naves, habíamos acudido al juzgado porque la alcaldesa de nuestro pueblo no nos daba información y hemos tenido que ir a un contencioso, hemos conseguido parte de la información relativa a este expediente y nos falta todavía otra mitad y estamos a la espera de saber lo que ocurrirá”.

“Con la información en la mano vas viendo cuando ha empezado todo, pero seguimos pensando lo mismo y seguimos estando en contra de todo esta industria porcina”, ha reiterado Mercedes Alonso.

También tiene claro que hay ayuntamientos que si rechazan este tipo de empresas “no se implantan en su territorio, como es el caso de Tábara y Pozoantiguo donde la ordenanza del Consistorios han paralizado la construcción de este tipo de industria, por eso estos ejemplos nos dicen que si se quiere se puede”, asegura Alonso. “Lo que ocurre aquí, en Faramontanos, es que no se ha querido. Por eso no se ha intentado paralizar la macrogranja. Pese a las protestas de los vecinos, el equipo de gobierno con la alcaldesa al frente está a favor de la macrogranja. Dicen que, si no conceden los permisos, cometen una ilegalidad. Lo que no dicen es que hay una diferencia importante entre cumplir con la ley y ponerle una alfombra roja a la empresa, que solo ha encontrado facilidades en este ayuntamiento. Por no hablar de la actitud, no solo déspota sino oscurantista, de la alcaldesa”.

“Durante estos años en los que la Asociación ha estado luchando contra la instalación de las granjas porcinas en Pozuelo y en Faramontanos, hemos escuchado a las autoridades asegurarnos que este tipo de macrogranjas iban a generar empleo en nuestros pueblos. Sin embargo, el tiempo nos ha dado la razón. Ahí está la granja de Pozuelo y no ha creado más que un mísero puesto de trabajo. Pero da igual, la Junta no se sonroja aunque le demostremos que sus argumentos son pura mentira”.

“Vamos a seguir luchando y vamos a seguir alzando la voz para dejar muy claro que las granjas industriales porcinas no son el futuro de nuestros pueblos. Queremos un medio rural vivo, saludable y en el que quepamos todos. Contra la despoblación no se lucha llenando los pueblos de cerdos. Lo que estamos consiguiendo es convertir nuestro medio rural en un estercolero, expulsando absolutamente a todos los vecinos” afirma.

Sección: 

Provincias: