Agronews Castilla y León

Varias decenas de vecinos, convocados por la Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara, se han concentrado hoy, 7 de agosto, en la citada localidad zamorana para volver a decir “no” a la ganadería industrial.

Para finalizar el acto se ha leído un manifiesto en el que se ha destacado que “la lucha contra las granjas industriales porcinas continúa. Somos conscientes de que algunos de nosotros nos podríamos sentir desanimados ante el avance de las obras de la macrogranja de Faramontanos de Tábara. Sin embargo, éxitos como el último cosechado ante la justicia, que nos ha permitido obtener por la vía judicial documentación sobre el proyecto a la que teníamos derecho y que nos estaba ocultando el Ayuntamiento, nos tienen que animar también a seguir adelante.”

Las críticas se han centrado sobre el ayuntamiento de Faramontanos. “Si por algunos ayuntamientos fuera, como en el caso de este,  los vecinos no tendrían ningún tipo de información sobre los proyectos de macrogranjas. Prácticamente se enterarían cuando estuvieran en construcción.”. “Si hubiera sido por el Ayuntamiento de Faramontanos, aseguraban en el manifiesto leído a los concentrados, la macrogranja también se habría construido mucho antes. Sin informar a los vecinos, sin informar a la oposición, habrían ido dando pasos y, ahora, la granja estaría más que construida. 

“Frente a ayuntamientos que ponen una alfombra roja a la ganadería industrial y hacen todo lo posible para favorecerla, la Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara va a exigir siempre que se cumpla estrictamente la norma. Y va a defender los intereses de los vecinos, que parece que a algunos sólo les importan cuando tienen que ir a votar.  Vamos a seguir muy vigilantes, controlando las obras de Faramontanos y también el funcionamiento de la granja de Pozuelo. Que ambos proyectos hayan seguido para adelante no va a significar que nosotros abandonemos la lucha.” Aseveraban

Los vecinos de la comarca de Tábara, aseguran desde la citada Asociación, se siguen oponiendo a las granjas industriales, reclamando a la Junta de Castilla y León una moratoria en la concesión de nuevas licencias. “No se pueden conceder licencias sin ningún tipo de control ya que los daños que generan estos proyectos de macrogranjas son irreversibles”, concluyen

Sección: 

Provincias: