Agronews Castilla y León

La Unión Regional de Cooperativas de Castilla y León, URCACyL, ha lanzado, a través de la red social Twitter, un llamamiento al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, al igual que ya hizo a la Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, para que trate de agilizar el viaje de 288 esquiladores uruguayos que se encuentran en este momento en aquel país a la espera del “ok” para realizar el citado viaje

A la agonía del sector ovino, golpeado con fuerza por el cierre del canal de la restauración y la hostelería, en definitiva del Canal HORECA, por el descenso de consumo de los lechazos, ahora, destacan desde las cooperativas, se une su preocupación, con el avance de la primavera, por la falta de esquiladores que son un elemento fundamental en la sanidad de los rebaño ya que el esquilar la lana de las ovejas propicia su productividad y previene de gérmenes y enfermedades como la sarna o la roña que pueden afectar a toda la cabaña

Señalan desde URCACyL que los 288 esquiladores uruguayos q esperan a venir son profesionales, pueden llegar a esquilar más de 3.000.000 de ovejas siendo la mayoría de ellos habituales de estas campañas en España, incluso algunos alcanzan los 10 años acudiendo a realizar estas labores a ganaderos españoles, contando todos los papeles oportunos y los operadores les hacen contratos y les facilitan casas.

Los esquiladores de Uruguay necesitan que la embajada de España de allí les dé la autorización pertinente que precisan al llegar a Barajas, y además una autorización del ministerio de Trabajo, Asuntos Exteriores o Agricultura diciendo que el vuelo no ofrece problemas. “Simplemente, afirman desde las cooperativas, se trata de autorizar un vuelo de Iberia en Montevideo (Uruguay) con salida 1 mayo y regreso 17 julio para traer a esos 288 esquiladores que cuentan con un visado de larga duración y Número de Identificación de Extranjero, NIE”

Las cooperativas señalan que en Portugal no hay este tipo de trabajadores. A Francia van desde España al percibir remuneraciones que superan  el doble de lo que reciben en las granjas españoles, mientras que los de Marruecos pelan a tijera, algo que hace inviable su participación en el esquilado aquí; y los polacos o eslovenos que venían se van a Italia donde les dejan entrar sin ningún tipo de traba.

Así como para recoger fruta u hortalizas o para vendimiar, no se necesita veteranía o especiales conocimientos; el esquileo precisa de esquiladores profesionales con conocimientos, experiencia y buen hacer.

Sección: