Agronews Castilla y León

UPA-UCE Extremadura pone de manifiesto la complicada situación que atraviesan las explotaciones ganaderasante la ausencia de lluvias. Un panorama que, además, cuenta con la problemática añadida de las altas temperaturas registradas durante los primeros meses del año.

A pesar de que los ganaderos extremeños sufren una falta de agua desde comienzos del año 2019, el seguro de sequía en pastos no ha declarado sequía en el mes de enero.

Por ello la citada organización agraria lanza hoy la voz de alarma, ya que a la falta de agua se ha sumado las altas temperaturas. “Tenemos motivos suficientes para exigir a Agroseguro que active dicho seguro y conseguir así que los ganaderos puedan cubrir las pérdidas derivadas de este problema”, mantiene el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Además, UPA-UCE muestra su preocupación porque sectores como los cereales de secano se están viendo ya afectados pero, si la sequía se prolonga, en poco tiempo tendremos pérdidas muy graves.

Con respecto a los sectores, la campaña está “garantizada” en el regadío, aunque en un año como éste será necesario aumentar los riegos para dar respuesta a las necesidades hídricas que tienen los cultivos.

En esta línea, la organización agraria también señala que estas temperaturas casi primaverales están favoreciendo la rápida floración de los árboles, lo que supondría un mayor riesgo ante la posibilidad de heladas ya que podrían afectar gravemente a la producción.

Por último, UPA-UCE considera necesario que las administraciones empiecen a tomar “cartas en el asunto” y respalden a los ganaderos en la exigencia de la activación del seguro porque “el campo extremeño está seco”. “Las administraciones nos animan a asegurar y, por tanto, nosotros reclamamos que el seguro dé respuesta real al problema”, mantienen desde UPA-UCE.

Sección: