Agronews Castilla y León

 

  • Esta medida que plantea la Comisión servirá, sin duda, para mejorar la complicada situación que vive el conjunto de los sectores ganaderos por el cierre del canal Horeca y la especulación de los intermediarios

La Comisión Europea ha planteado adoptar un paquete de medidas a corto plazo para tratar de paliar la situación de crisis en la que se encuentran determinados sectores agrícolas y ganaderos por el COVID-19.

En este sentido, la propia Comisión propone la puesta en marcha de una medida de almacenamiento privado para distintos sectores ganaderos que están atravesando un momento complicado por el cierre del canal Horeca, que ha dejado sin salida los productos destinados a esta vía, y también por la especulación de los intermediarios y la distribución que están aprovechando esta crisis sanitaria para bajar los precios.

El almacenamiento privado, cuya aprobación se espera para esta semana, afectaría en un principio a los sectores del ovino, vacuno y caprino. La duración del almacenamiento sería de 3 a 5 meses para cada uno de estos sectores y el volumen estimado es de 25.000 t para el vacuno y 36.000 t para el ovino y caprino.

“Esta medida servirá para almacenar buena parte de la producción así como para desbloquear el mercado ante el cierre del canal Horeca. No es el sistema de intervención público que nosotros planteábamos, pero al menos contribuirá a mejorar la situación de mercado de los ganaderos”, mantienen desde UPA-UCE.

En este sentido, desde UPA-UCE Extremadura reclaman que el sector del porcino ibérico pueda acogerse al almacenamiento privado para mejorar la situación de mercado de las piezas frescas y superar la crisis del coronavirus, ya que ha registrado bajadas de precios del 50% con respecto al inicio de la crisis sanitaria. La organización agraria ya ha trasladado esta petición tanto a la administración regional como nacional para que lo traslade a su vez a la UE.

 

Caída de precios por el cierre del canal Horeca y la especulación

Debido a la actual pandemia de COVID-19 y a las amplias restricciones de movimiento establecidas en los Estados Miembros, el funcionamiento del sector de la hostelería y la restauración se ha paralizado a fin de proteger la salud humana, lo que ha generado trastornos económicos en el sector agrícola y ha dado lugar a dificultades financieras y problemas de liquidez para los agricultores.

Estas restricciones dan lugar a una fuerte caída de la demanda de determinados productos de consumo en diversos sectores agrícolas. Por consiguiente, este sector se enfrenta  a una situación de perturbación del mercado debido a un gran desequilibrio entre la oferta y la demanda.

En consecuencia, ya se observa una tendencia a la baja sobre los precios de varios productos y, si no se adoptan medidas contra esa perturbación de mercado, se prevé que los precios de las materias primas de la UE sigan bajando con las repercusiones que esto conlleva para los agricultores y ganaderos. Por ello, desde UPA-UCE insisten en que se establezcan medidas de almacenamiento privado al sector del porcino para evitar así su discriminación en este aspecto.

Sección: