Agronews Castilla y León

 

  • La sequía estival viene según la organización agraria,  en “el peor momento posible” para Castilla y León y las previsiones meteorológicas no atisban una mejora a corto plazo

11 puntos por debajo de lo habitual. Es la estimación que ha hecho, en comparación con los datos del pasado año, la Confederación Hidrográfica del Duero en la que estarían los embalses de Castilla y León. Aún así, según explicaba su presidenta en funciones Diana Martín, “respecto a los regadíos, ya teníamos establecidas unas dotaciones bajas así que no ha sido necesario establecer turnos. Queremos garantizar la campaña, pero todo dependerá de la climatología”. Y, sobre todo, de si llegan más olas de calor.

De momento la ausencia de lluvias ya ha lastrado buena parte de algunas cosechas que, en términos generales, según ha cuantificado UPA, “ha provocado unas pérdidas del 50 por ciento en el Sur y el Este de Castilla y León”. Además, estiman que sistemas como el Carrión y el Pisuerga lo tienen muy difícil para poder concluir la campaña de maíz e incluso la del girasol.

Una situación que está provocando que muchos agricultores se planteen tirar la toalla: “Por primera vez los agricultores nos planteamos si merece la pena sembrar o no, es una situación que no había vivido nunca” ha destacado para Agronews el secretario de UPA en la comunidad, Aurelio González.

Y es que los elevados costes de la energía de los últimos meses han provocado un gasto extra a los trabajadores del sector primario que ahora verán cómo se repercute ante un otoño que podría recrudecerse si se lleva a cabo el corte de suministro de Rusia a Occidente: “La sequía llega en el peor momento posible en la comunidad” ha asegurado González.

Por ello ha urgido al gobierno autonómico a que se convoque la Mesa Regional de la Sequía  para abordar la problemática y realizar propuestas que pasan, según la OPA, por “poner dinero encima de la mesa”. También urgen a que el gobierno central convoque una mesa nacional, pero esperan que quien tome la iniciativa antes sea la Junta de Castilla y León.

De cara a las próximas semanas tampoco se esperan precipitaciones o, si las hay, podrían darse en forma de tormenta, lo que afectaría también a la vendimia, cuyas uvas ya han sufrido daños por las olas de calor y la maduración más rápida: “Hay que tomar soluciones ya”, ha concluido.

 

 

Sección: