Agronews Castilla y León

Representantes de la organización agraria UPA Madrid se reunió ayer, 4 de julio, en Las Rozas con el director general de Emergencias de la Comunidad de Madrid, Jose Luis Villarroel y con la jefa de Bomberos Forestales, Marta Jerez, donde han pedido un cambio en las normativas antiincendios para que “se tenga en cuenta a los agricultores y ganaderos”.

Durante la última ola de calor se produjo una decisión inédita y muy perniciosa con el trabajo de los agricultores: la prohibición de toda labor agrícola con maquinaria. Esta medida se fundamentaba en prevenir incendios, pero ignoraba la realidad de la agricultura, y es que los cereales “se cosechan en verano”.

Exigencias convertidas en compromisos

“Por una vez, nuestras exigencias han dado sus frutos”, ha explicado el secretario general de UPA Madrid, Jesús Anchuelo, al término de la reunión. Los responsables del Gobierno regional se han comprometido a “pensar más en los agricultores” si por causas meteorológicas hay que elevar el nivel de prevención. “Se hará una excepción en cuanto al cosechado y empacado”, han acordado.

“La prevención de incendios debe hacerse compatible con las labores agrarias”, por lo que éstas deberán hacerse siguiendo un protocolo, comenzando a trabajar en la franja más cercana a la zona forestal hacia la más lejana. Algo que es “de sentido común”, han señalado desde UPA.
También se ha acordado crear un grupo de trabajo para adaptar la normativa de Madrid a los trabajos agrícolas, para que “éstos se hagan con la mayor seguridad y previniendo todo tipo de riesgos”.

Efectos del incendio en la Sierra Oeste

Por otra parte, en estos momentos, representantes de UPA Madrid están reunidos con el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en funciones, Carlos Izquierdo, en Cadalso de los Vidrios, para analizar los daños que ha dejado este grave incendio. UPA mantiene la petición de que la zona se declare como “catastrófica” para que se puedan articular ayudas a los afectados urgentemente.

Tags: 

Sección: