Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

  • El cargamento irá destinado a 45 familias golpeadas por la pandemia del coronavirus

 

  • Las patatas proceden de la localidad abulense de Langa

 

Con la pandemia terminaron las protestas más ruidosas del sector de la agricultura pero sin cesar en su empeño por reclamar unos precios más justos, la organización agraria UPA en Castilla y León ha donado esta mañana a la Asociación Entrevecinos de Valladolid 1.000 kilos de patatas que tendrán como destino las familias más necesitadas.

 

Este pequeño gesto de carácter solidario se dirige en favor de 45 familias vallisoletanas que recibirán uno de los productos básicos de la cesta de la compra como es la patata, en esta ocasión proceden de la localidad abulense de Langa.

 

Esta iniciativa se suma a las campañas de reparto de productos de primera necesidad que ya se han hecho en otras ciudades como Benavente o Burgos como forma de reivindicación del precio de este tubérculo. "En Castilla y León tenemos 18.000 hectáreas de patatas y solamente en la mitad se están cumpliendo los contratos que fijan sus precios entre los 14 y 18 céntimos. En el resto de la superficie se está especulando con este producto", explica Aurelio González, secretario general de UPA. Por este motivo, reclaman a las instituciones pertinentes que se controle y actúe sobre este problema para que la patata no se venda por debajo de esos precios.

 

Desde la Asociación Entrevecinos de Valladolid han agradecido este gesto que servirá para llenar las despensas de las personas más necesitadas del barrio. "Durante la crisis del coronavirus se ha producido una situación curiosa. Todos aquellos que vivían del dinero en 'B' vieron que no llegaba dinero a sus hogares y acudieron a nosotros, ahora la situación está mejor pero hemos tenido que romper con nuestras propias barreras", apunta José Andrés Herranz, responsable de la asociación.

Sección: 

Provincias: