Agronews Castilla y León

 

  • Esta organización desarrollará una campaña en redes sociales para demostrar la labor de limpieza de los montes que realiza la ganadería extensiva. ​
  • Cuarenta cabras se comen ochenta kilos de biomasa por hectárea al día, lo que constituye un complemento muy importante a la tarea que realizan las cuadrillas forestales

UPA se ofrece al nuevo presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco,  para explicarle en primera persona y con detalle lo mucho que puede hacer su gobierno regional apoyando a la agricultura y ganadería como método ideal para prevenir incendios.

Un campo sin agricultores y ganaderos es un terreno abonado para los incendios, y la mejor política de prevención del fuego en una comunidad autónoma como la nuestra con un extenso y riquísimo patrimonio natural es mantener un medio rural vivo.

Así lo va a trasladar desde UPA a la opinión pública en una campaña informativa en redes sociales a partir de hoy mismo, para demostrar la labor de limpieza de los montes que realiza la ganadería extensiva, justo en un momento en el que Castilla y León tiene declarada alerta de riesgo de incendios.

Dado que el jefe del Ejecutivo regional ha declarado públicamente su intención de escuchar a la sociedad y atender las necesidades de la población, desde UPA nos ofrecemos para exponerle la necesidad de que puede y debe compatibilizarse las actividades humanas como la agricultura y ganadería extensiva con el cuidado del monte y de los bosques. 

UPA propone al Gobierno autonómico un plan que fomente la ganadería extensiva en las zonas de máximo riesgo de incendio como medida de prevención. El ganado que pasta en extensivo tiene una enorme capacidad de desbroce natural, ecológico y económico,  y además facilita la conservación del medio.

En los últimos años ha habido una gran reducción de la ganadería extensiva y la ausencia de pastoreo significa una rápida e intensa densificación de la vegetación arbustiva, además de una acumulación de biomasa herbácea seca, que aumenta el riesgo de incendios forestales.

El cambio climático debe hacer recapacitar a todos, afirman desde la organización agraria, empezando por la Administración regional, y el conjunto de la sociedad debe ser consciente de que los fuegos cada verano son una tragedia recurrente. La extensión y virulencia de los incendios forestales cada vez es mayor, y en la mente de todos se encuentran los terribles incidentes de esta naturaleza que sufre nuestra región con frecuencia.

En UPA entiende que los agricultores y ganaderos son una de las principales soluciones. La organización está convencida de que la mejor política de prevención es promover la agricultura y ganadería  familiar, compatibilizando las actividades agrarias con la protección del medio ambiente.

Aurelio González, secretario general de UPA Castilla y León, recuerda que allí  donde ovejas, cabras o vacas se encuentran pastando el monte está limpio y se reducen drásticamente los incendios y, en caso de haberlos, son mucho más fáciles de controlar.

UPA señala que los habitantes de los pueblos forman el grupo social más afectado por los fuegos, pues estos se producen en entornos rurales y destruyen el medio en el que viven y trabajan los agricultores y ganaderos.

Sección: