Agronews Castilla y León

 

UPA Castilla y León hace un llamamiento al Ministerio de Agricultura y a la Junta de Castilla y León para que aborden con la seriedad y contundencia que se merece el hecho de que con los precios actuales que perciben los productores seguirá habiendo muchos abandonos y cierres en el sector primario de esta región.

Esta organización agraria junto a la Unión de Consumidores de Castilla y León comenzó en el año 2003 a elaborar semanalmente una tabla informativa a modo de Observatorio de Precios, y en su última edición, la de esta misma semana, aporta datos que apuntan a que desde la tierra a la mesa el precio de algunos productos agroalimentarios se multiplica hasta por ocho.

UPA lleva denunciando desde hace tiempo que cotizaciones tan bajas como las que perciben los agricultores y ganaderos conducen al abandono de la actividad profesional siendo notorio y evidente que desde hace tiempo los precios apenas permiten cubrir los costes de producción.

Esta  organización califica la situación actual que viven los productores como de “asfixia”, cuando además son la base del sistema y a su vez el eslabón más débil y menos respetado de la cadena agroalimentaria.

UPA recuerda que el sector agroalimentario no puede construir su éxito sobre la base de la ruina de los agricultores y ganaderos. Esta campaña, por ejemplo, los fruticultores arrastran precios muy inferiores a la media de las últimas cinco campañas, con pérdidas de 0,20-0,35 euros/kg por debajo de los costes de producción. El precio en origen del melocotón es un 17 % inferior a la media de las últimas cinco campañas; un 18 % inferior para el albaricoque o un 15% inferior para la cereza. La campaña de la ciruela arrancó con precios un 21% por debajo de la media.

Lo más grave de la situación actual es que se sigue incumpliendo la Ley “de forma sistemática”, produciéndose por ejemplo con demasiada frecuencia la práctica ilegal de la “venta a resultas”, según la cual existen casos en los que agricultores no saben a cuánto les van a pagar lo que han entregado y que el consumidor ya ha comprado y pagado. Hay una gran parte de las centrales de compra, de los intermediarios y de la gran distribución que están detrás de estos abusos, “por otra parte profundamente arraigados y que van cada vez a más”.

Dentro de las competencias que tiene la comunidad autónoma debe actuarse con absoluta rapidez, eficacia y transparencia para aportar mecanismos que combatan prácticas que contribuyen a debilitar al eslabón más débil como es el sector productor.

Para ello, UPA reclama al Gobierno central y a la propia Junta de Castilla y León que conjuntamente aporten soluciones firmes a los problemas actuales de desequilibrio en la cadena agroalimentaria a nivel de márgenes comerciales.

Tags: 

Sección: