Agronews Castilla y León

 

  • La organización solicita una modificación de la Orden, puesto que las condiciones tal y como han quedado recogidas en la presente convocatoria suponen un perjuicio notable y en ningún caso facilita el relevo generacional en el campo que tanto dice facilitar la Junta de Castilla y León

UPA Castilla y León denuncia que la modificación de la orden sobre incorporación de jóvenes va a suponer de media una reducción de ayudas por solicitante de alrededor de 9.000 euros.

Los nuevos criterios de puntuación van a suponer un perjuicio notable a todos aquellos jóvenes que con la última convocatoria deseen incorporarse puesto que a nivel de baremación y de puntos quitan dos preferencias como es el de hacer este expediente junto a un Plan de Mejora  y junto a un Plan de Formación y Asesoramiento.

UPA lamenta que la Junta de Castilla y León haya quitado puntos, que se traduce en dinero y por lo tanto en prioridades, en líneas cruciales para los jóvenes, mientras que los han subido en otros aspectos a los que no se acogen mayoritariamente los peticionarios.

Por eso, en la presente convocatoria, si no hay cambios, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural va a provocar que un joven perciba entre 6.000 y 9.000 euros menos de ayudas que aquel que se haya incorporado el año pasado,  por lo que estamos ante una decisión que es injusta y que desde luego no responde al objetivo que dice tener el Gobierno regional de impulsar el relevo generacional.

Por otro lado,  la línea de ayudas a la modernización es notoriamente mejorable, puesto que no sirve para compensar el descomunal incremento económico  que ha sufrido todo tipo de maquinaria sin que se haya actualizado la baremación de esta  ayuda.   Con las condiciones actuales que recoge la normativa es muy difícil permitir a los agricultores y ganaderos acometer proyectos de inversión tanto de adquisición de maquinaria nueva, como de construcción de naves agrícolas, alojamientos e instalaciones ganaderas, instalación de riego sostenible que reduzca el consumo de agua, plantaciones frutales, invernaderos, etc.

UPA lamenta que cada vez sean menos atractivas estas ayudas que son cruciales para el sector, y que se refleja en el número tan bajo de expedientes de mejora y en el hecho de que los jóvenes vean cada vez más difícil la incorporación al sector.

En este sentido, la organización agraria asegura que lleva reclamando desde hace tiempo a la Administración regional que modifique la presente Orden y recoja los planteamientos de nuestra organización en el sentido de recuperar las prioridades que tenían las ordenes de años anteriores.

UPA ha vuelto a insistir hoy ante la Junta sobre la necesidad de que tomen medidas ante un problema profundo que sufre el sector agrario regional, y que se refleja en los escasos apoyos que reciben desde las administraciones públicas y las enormes trabas que los jóvenes sufren a la hora de incorporarse al sector.

El alto envejecimiento de la agricultura y la ganadería es un peligro para el futuro económico y agrario de Castilla y León, y por eso hemos demandado una vez más en este inicio del 2022 una serie de medidas políticas que hagan atractiva la actividad profesional agraria para impulsar el modelo de explotación familiar agraria.