Agronews Castilla y León

El secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, ha explicado en rueda de prensa el anuncio del posible expolio en la cuenca del Segura hecho público en fechas recientes. Morcillo ha explicado que hace unos días la Confederación Hidrográfica del Guadiana planteó la información pública de procedimiento de impacto ambiental ordinario para poner en marcha 7 pozos en el acuífero Mingogil-Villarones, en el término municipal de Hellín. “Se trata de un proyecto de derivación de agua de la cabecera del Segura a comunidades de regantes del acueducto Tajo-Segura para las zonas de Murcia y Alicante”.

A la vista de esta situación, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha ha pedido al Gobierno de la región que se emplee a fondo para que no se apruebe  este trasvase de agua para riego de la Cabecera del Segura. Por otra parte, el secretario regional de UPA trasladará el lunes al delegado de Gobierno en Castilla-La Mancha, Manuel González Ramos, la inquietud de agricultores y regantes, “le instaremos a que el nuevo Ministerio de Transición Ecológica haga honor a ese nombre. Que se demuestre de verdad que el gobierno quiere dar un giro a la política hídrica de nuestro país”.

El responsable de UPA en la región ha afirmado que se quieren extraer 6,46 hectómetros cúbicos para un periodo de dos años, lo que supone 12,9 hectómetros cúbicos para dos años en un acuífero que tiene unos recursos anuales de 9,35. Julián Morcillo ha explicado que sobre este acuífero se aprobó un proyecto de 4,5 hectómetros cúbicos para abastecimiento que, caso de prorrogarse el decreto de sequía el día 30 de septiembre, supondría una presión insoportable.

No es un proyecto nuevo, ha indicado el responsable agrario, estas comunidades de regantes ya plantearon en 2016 un procedimiento de impacto ambiental simplificado que finalmente la secretaría de Estado de Medio Ambiente denegó o derivó para que se tramitaran por la vía ordinaria, tras la presentación de alegaciones. Julián Morcillo ha calificado esta nueva situación de “barbaridad. Que aprovecha el real decreto de sequía para trasvasar de la cabecera del Segura para gente que depende del Tajo”.

Durante la rueda de prensa Morcillo ha explicado, asimismo, que ni la ley del Trasvase ni la del régimen de explotación permitía que en ningún momento se derivaría el agua de los recursos subterráneos del sureste de Albacete. “Estamos en plazo y vamos a hacer alegaciones como también lo van a hacer ayuntamientos afectados y grupos de acción local. Porque no se puede permitir que esta comarca de la cabecera del Segura, donde hay limitación a nuestros regantes, se pueda permitir y autorizar un trasvase. No sería razonable que un agua que se niega de manera sistemática a los regantes de la Cabecera se dedique a solucionar los problemas de regantes de estas zonas, insistiendo en que la mayoría tienen sus derechos en el acueducto del Tajo”. Aunque bien es cierto que a nivel legal podría suceder, “ética y moralmente no se puede soportar.  Quieren llevarse el doble de lo que disponemos, con lo cual dejarían la comarca abocada al secano, con un nivel de presión insoportable”.

Sección: