Agronews Castilla y León

 

  • La ganadería extensiva de Castilla y León en zonas desfavorecidas o de montaña está en serio riesgo porque las explotaciones están produciendo por debajo de los costes de producción

UPA alerta sobre la situación que está atravesando el vacuno de carne de Castilla y León, clave para muchas economías familiares, con caída de precios en origen que en algunos casos supera hasta el 30 % y que supone hasta 200 euros menos por animal, e incluso con cierre de canales de comercialización.

En estos momentos la ganadería extensiva en zonas desfavorecidas o de montaña en Castilla y León está en serio riesgo porque las explotaciones están produciendo por debajo de los costes de producción.

UPA considera que una vez más detrás de esta situación límite para los productores están las maniobras especulativas de quienes aprovechando la situación de la pandemia han aplicado una rebaja en el precio de la carne en origen,  con el argumento de que al permanecer cerrados los locales de restauración tenían dificultades para vender las partes más nobles del animal, que son las que tienen un mayor valor comercial. Gracias a esa decisión, partes del animal, en este caso las más valiosas, prácticamente le salen gratis a la industria con esa rebaja del precio en origen.

La organización agraria denuncia que esa rebaja del precio en origen en ningún momento se ha trasladado al consumidor y es un insulto a la inteligencia comprobar como los ganaderos venden por debajo de costes de producción mientras que por ejemplo un kilo de chuletas se encuentra a 16 euros en los lineales.

Ante esta situación, nuestra organización solicita a la Consejería de Agricultura que ponga en marcha dentro del programa `Somos del  Campo´ una batería de ayudas económicas al vacuno de carne como uno de los sectores más desfavorecidos ante la situación de crisis producida por la Covid-19.

Al igual que se ha hecho con corderos, cabritos o cochinillos, la organización considera que el vacuno de carne, fundamental en muchas zonas de la región, está pasando una situación dramática con precios que han caído en picado, y en otros muchos casos con canales de comercialización cerrados, por lo que urge un apoyo específico por parte de la Administración regional .

UPA considera clave que el Gobierno autonómico preste apoyo a un sector que cumple una función clave en la vertebración de los entornos rurales y  que debe valorarse en toda su dimensión, a fin de evitar, por todos los medios la  pérdida de cabañas ganaderas, cierre de explotaciones y freno al relevo generacional.