UPA Andalucía pide un reparto milimétrico  del agua para salvar cultivos en la que será la campaña con mayores restricciones del siglo

  • El secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, asegura que los 700 metros cúbicos de dotación máxima aprobados por la Comisión de Desembalse de la Cuenca del Guadalquivir serán insuficientes para cosechar cultivos como el arroz, el algodón o el maíz, y pide al organismo de Cuenca un adelanto de la campaña de riego para salvar la producción de hortícolas de invierno, como ajo y cebolla, así como la floración del olivar, en un momento crítico para poner las bases que albergue alguna mínima esperanza de una cosecha media de aceite de oliva

Agronews Castilla y León

17 de abril de 2023

20230305 140151

Las mayores restricciones del siglo. Eso es lo que nos vamos a encontrar los agricultores para la próxima campaña de riego, que será muy complicada debido a la sequía más pertinaz que sufrimos. Hay que echar la mirada atrás e irnos hasta el periodo 1992/1995 para tener una situación similar. Y ante esta situación, UPA Andalucía le ha pedido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir un reparto “milimétrico” del agua. Pero, además, consideramos que este problema engloba a toda la sociedad y a todos los sectores, por lo que reclamamos una mayor concienciación social y empresarial y una apuesta generalizada de las administraciones que refuerce el ahorro de un recurso tan escaso.

El secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, explica que la Comisión de Desembalse ha aprobado, como estaba previsto y a tenor de lo recogido en el Plan Especial de Sequía, un desembalse hasta el 30 de septiembre de 385 hectómetros cúbicos, lo que supone una dotación máxima de 700 metros cúbicos. Una cantidad que es escalonada por cultivos, por lo que se reducirá conforme concesiones. En este caso, por ejemplo, el olivar tendrá como máximo 400 metros cúbicos por hectárea (supone un 73,33% de reducción sobre una campaña normal), mientras que el organismo de Cuenca no contempla, ni siquiera, el cultivo del arroz.

“Siendo conscientes de la escasez de recursos que tenemos, pedimos a la Confederación un reparto lo más milimétrico posible y con tiempo suficiente para poder salvar cosechas. Hemos solicitado que se adelante la campaña en hortícolas de invierno y en el caso del olivar, porque el cultivo se encamina hacia una fase crítica como es la floración y necesita agua ya para fijar el fruto y poder tener una cosecha media. Además, solicitamos al organismo de Cuenca una mayor transparencia en cuanto a la comunicación a los regantes de la previsión de desembalse (que pueden publicar en su web a 7 o 10 días vista) para poder planificar mejor los riegos. Igualmente pedimos un mayor control por parte de los guardas de Confederación para que no se pierda ni una sola gota de agua”, afirma Cristóbal Cano.

Las dotaciones aprobadas por la Comisión de Desembalse hacen inviables cultivos como el arroz, el algodón y el maíz, por lo que desde UPA Andalucía reclamamos “un esfuerzo inversor en infraestructuras, la modernización de todos los regadíos y un reparto más justo y social del agua”. Y, al respecto, Cristóbal Cano hace una reflexión: “El cambio climático ha venido para quedarse. Debemos ser conscientes de las dificultades que entraña esta nueva realidad, por lo que es necesaria la reorientación de ciertos cultivos para adaptarlos a esta situación”. El secretario general de UPA Andalucía también espera que la Junta de Andalucía “nos tenga en consideración a las organizaciones agrarias” en la elaboración del tercer Decreto de Sequía “y no como en los dos documentos anteriores que los redactó sin las asociaciones” y confía en que la Mesa de la Sequía del miércoles en Madrid contemple también la aprobación del Decreto de Sequía para adoptar medidas urgentes y ayudas inmediatas a los agricultores y ganaderos.

Por último, Cristóbal Cano ha querido dejar muy claro que los agricultores “asumimos la crítica situación de los embalses y, por ese motivo, hemos adaptado nuestras siembras a esta drástica situación”, por lo que pide un compromiso “general de toda la sociedad”. “Hay que ser solidarios. Los agricultores y los ganaderos no somos los culpables de esta situación tan crítica que atravesamos. Ojalá llueva y mucho en los próximos meses, pero ante las previsiones de nulas precipitaciones reclamamos a la sociedad y a otros sectores industriales que sean solidarios, y a las administraciones que lleven a cabo campañas de concienciación para un mayor ahorro del agua”, asegura el secretario general de UPA Andalucía.



Share This