Agronews Castilla y León
  • La organización critica que los industriales están vendiendo almendra procedente de Estados Unidos como si fuera española, mientras que la producción andaluza se queda en tierra porque los agricultores no pueden venderla o, los que consiguen mercado, lo hacen a unos precios ruinosos por debajo de costes.

Según UPA, los productores andaluces de almendra no aguantan más. La baja producción, con un importante descenso del 30% con respecto a la campaña pasada, junto a una agresiva política de los industriales, está hundiendo a los agricultores. “Esto es así porque la industria está etiquetando como española la almendra que se trae, a precios más bajos, desde California (Estados Unidos). Por eso exigimos a las administraciones un mayor control de las importaciones, el cumplimiento de la Ley de la Cadena y ayudas directas para un sector que, tradicionalmente, ha servido para fijar la población al territorio al expandirse en zonas desfavorecidas”, denuncia la organización.

UPA Andalucía lamenta que, en estos momentos, el sector de los frutos secos, especialmente la almendra, está pasando una de las crisis más importantes de su corta vida. Una cosecha muy pequeña que se une a la falta de mercado, porque los agricultores no han podido vender su almendra o lo han hecho por debajo de los costes de producción. “El motivo es que la mayoría de la almendra que se está utilizando para turrón, mantecados o cualquier otro tipo de pastelería procede de Estados Unidos y los industriales la transforman aquí como harina de almendra o bastoncillos, por lo que pueden etiquetarla como española”, consideran.

A juicio de la Unión esto supone una situación fraudulenta, porque se está vendiendo un producto de una nacionalidad, en este caso estadounidense, como si fuera española. De ahí que desde UPA Andalucía pidan un control exhaustivo en la industria para comprobar la trazabilidad hacia atrás, de dónde viene esa almendra, y hacia delante para que se venda como almendra californiana.

“Los agricultores de frutos secos o no cobran nada o están haciéndolo por debajo de costes. Por eso pedimos que se tenga en cuenta este sector para las ayudas incluidas en la Guerra de Ucrania. El poco producto que hay se ha quedado en casa porque la comercialización no se ha podido realizar al traer la almendra de otro país. Es una situación muy crítica, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un cultivo que se sitúa en las zonas más desfavorecidas de Andalucía, principalmente en el norte de Granada y en Almería, que tradicionalmente ha fijado población en el territorio y que es fundamental para el desarrollo social y económico de muchas zonas rurales de Andalucía”, aseguran desde la organización.

“UPA Andalucía entiende que esta situación tiene remedio, siempre y cuando las administraciones cumplan su trabajo. De ahí que reclamamos a la Consejería de Agricultura que refuerce el control en la industria sobre la procedencia de la almendra y para que no se etiquete como española si procede de otro país como Estados Unidos. Y también reclamamos al Ministerio de Agricultura que aplique la Ley de la Cadena Alimentaria a rajatabla para evitar situaciones de este tipo”, concluyen en un comunicado.

Sección: