Agronews Castilla y León

 

  • Las políticas de agua enmarcadas en el capítulo de inversiones del MAPA han tenido una ejecución deficiente en el último quinquenio

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, en el marco de una reunión mantenida recientemente con la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) dependiente del Ministerio de Agricultura, reclama que los fondos de recuperación se utilicen también para promover un regadío eficiente.

Unión de Uniones considera que la gestión del agua es un capítulo importante tanto desde el punto de vista agrario de producción de alimentos como desde el punto de vista medioambiental.

De hecho, la organización destaca cómo el Gobierno ha concedido a SEIASA ya más del 54% (563 millones) de los 1.050 millones de euros que el fondo de recuperación destinará en 2021 y 2022 a los sectores agrario y pesquero.

En este sentido, ya se ha consignado una partida de 260 millones de euros en transferencias de capital a SEIASA en el presupuesto del MAPA para 2021, por lo que la organización cree que es importante que los recursos se organicen bien para que lleguen correctamente al sector y se materialice efectivamente en mejoras en los sistemas de riego.

Asimismo, la organización destaca que la ejecución de estos fondos además de ajustarse al reglamento del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y, por tanto, también van destinados a la transición ecológica y digital, por lo que considera primordial saber canalizarlos bien para evitar dificultades adicionales a la hora de implementarlos.

Por otra parte, Unión de Uniones ha mostrado su preocupación ya que las políticas de agua, a pesar de tener un buen presupuesto destinado, se han caracterizado históricamente por su baja ejecución.

Así, resalta que, en el último quinquenio, el capítulo de inversiones del MAPA donde se enmarcan las políticas de regadío ha sido solo del 60 %, habiendo dejado de gastar 1.768 millones de euros. “Teniendo en cuenta esto, es importante que se plantee una buen hoja de ruta, ya que para 2021 las dotaciones para el programa de gestión de recursos hídricos, incluido el FRR, multiplican por 8 las de 2020”, afirman desde la organización. “Gastarlos va a suponer un tremendo desafío para las Administraciones implicadas, habida cuenta de los antecedentes.”, añaden.

Las Comunidades de Regantes canalizarán los fondos

El Presidente de SEIASA ha explicado a la organización que el procedimiento para ejecutar los fondos partirá de la selección de proyectos que tendrán que hacer las CCAA y cuyo plazo de presentación al MAPA expira el día 1 de febrero.

La selección deberá ser por criterios de sostenibilidad (aguas regeneradas, por ejemplo), eficiencia energética, economía circular y digitalización del regadío y dará lugar a un catálogo de inversiones a realizar que será público.

Tras ello, se iniciará un proceso que ya estará en manos de las Comunidades de Usuarios y Regantes, a través de las cuales se instrumentarán estos fondos. Las comunidades deberán adoptar los acuerdos oportunos en sus órganos de Gobierno y se firmarán los convenios con SEIASA para llevar a cabo las inversiones.

Unión de Uniones ha puesto en evidencia que no todas las Comunidades de Regantes disponen de los mismos recursos técnicos o de infraestructuras para poder acudir a la convocatoria.

Por su parte, desde la SEIASA se ha señalado el papel de las organizaciones agrarias como apoyo a esta labor, ya que muchos de los regantes son afiliados.

La organización agraria coincide con SEIASA en que la ejecución de estos fondos responden a un tiempo específico y que habrá que esforzarse para hacerlo de la mejor forma posible, sin olvidar que hay que tener la vista también en los instrumentos habituales en la próxima década para una política que prepare los regadíos del futuro y los optimice en condiciones de sostenibilidad y eficiencia.

Sección: