Agronews Castilla y León

 

  • Las nuevas modalidades impuestas de contratación por circunstancias de la producción no son aplicables en muchos casos a las labores de temporada en agricultura

  • Pese al aumento de los contratos indefinidos en agricultura y ganadería en mayo de 2022 se han vuelto a perder casi 68.000 contrataciones respecto de la media de los últimos cuatro años

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, como ya advirtiera el mes pasado, señala las consecuencias de la Reforma Laboral que habría visto una nueva caída de contrataciones en el mes de mayo siguiendo la tendencia del mes anterior.

Unión de Uniones apunta a la necesidad de que el Ministerio de Trabajo adapte la Reforma Laboral al sector agrario para frenar la pérdida de empleo que se está produciendo desde que entró en vigor, con una caída de las contrataciones iniciales en abril del 28,9% y del 26,4% en mayo respecto a la media de 2018 a 2020.

La organización insiste en que la Reforma Laboral puesta en marcha por el Gobierno y aprobada en las Cortes, por error de un voto de la oposición, no se adecúa a las necesidades de las explotaciones agrícolas y ganaderas, ni de los propios trabajadores. Las nuevas modalidades impuestas de contratación por circunstancias de la producción no son aplicables en muchos casos a las labores de temporada en agricultura y, por otro lado, el contrato fijo discontinuo implica una carga administrativa difícil de asumir para las explotaciones más modestas, la mayoría en el sector, así como las obligaciones respecto a la comunicación con los trabajadores complicadas de cumplir en una población que en buena parte es itinerante.

Estas circunstancias han provocado una destrucción de empleo en el sector agrario desde la entrada en vigor de la Reforma Laboral el pasado mes de abril. Unión de Uniones ha analizado  las estadísticas de contratación del Ministerio de Trabajo y Economía Social y constata que en el mes de abril los contratos iniciales se redujeron en 58.539 (un -28,9%) y en otros 67.826 (un -26,4%) en el mes de mayo, respecto de las cifras medias de contratación en esos mismos meses de los últimos cuatro años.

Los contratos indefinidos (la mayoría fijos discontinuos) se habrían incrementado de manera sustancial, multiplicándose prácticamente por 10, pero no ha compensado la brutal reducción de los contratos temporales que ha sido del 60% en abril y del 58% en mayo (-118.161 y -144.465 contratos menos, respectivamente).

Unión de Uniones si ha dirigido por escrito en varias ocasiones al Ministerio de Trabajo, tanto con anterioridad a la aprobación de la Reforma como posteriormente ya conocidos los primeros datos de contratación en el sector, para advertir de los efectos que la misma implicaría en el empleo para el sector y en la necesidad de ahormar las modalidades de contratación a las necesidades de las explotaciones. “La respuesta ha sido ignorar al sector agrario y no encontrar tiempo en todos estos meses para reunirse y tratar esta cuestión” se lamentan desde la organización, que considera que se podía haber hecho una reforma más meditada y con un ajuste más fino para la agricultura y la ganadería.

Para Unión de Uniones se trata de una más de las medidas estéticas de las que el Gobierno hace exhibición sin importar sus consecuencias sobre los afectados, en este caso las explotaciones agrarias y las decenas de miles de trabajadores que no han sido contratados estos dos meses por las trabas sobrevenidas con la Reforma.

En todo caso, la organización ha insistido en un nuevo escrito dirigido a la ministra Yolanda Díaz en el que destaca que se debe hacer un desarrollo reglamentario de la Reforma específico para el sector y así recuperar el empleo antes de que las explotaciones desaparezcan o acometan cambios estructurales que hagan que se pierdan definitivamente.

Sección: