• La organización apela a la responsabilidad de la gran distribución y a la vigilancia de la Administración para el buen funcionamiento de la cadena.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos denuncia la situación del sector productor a la que está llevando la distribución, con posibles prácticas comerciales desleales e irresponsables, y la industria, con sus conductas abusivas.

Según la organización la formación de precios marcada por la distribución y la imposición de condiciones por parte de la industria y ausencia de una negociación real de los contratos, son en buena medida responsables de que el ganadero no pueda repercutir sus costes de producción en el precio de la leche que entrega.

Así, critica la poca eficacia de las medidas puestas en marcha desde la administración: “Que el sector de vacuno de leche se hunde desde hace años no es ninguna novedad, de media, se cierran 70 ganaderías cada mes en España (5.000 en 6 años según FEGA), sin que ninguna medida tomada desde la Administración haya frenado esta debacle del sector”, afirman.

Unión de Uniones señala que la conformación de precios del sector, marcado por cinco grandes empresas de distribución y cinco grandes industrias que imponen las tendencias y precios al sector productor, provoca la ruina del sector. En este sentido, insiste en que esto no lo dice la organización, sino que los estudios de costes como ECREA - Estudio de Costes y Rentas de las explotaciones agrarias - u observatorios territoriales y los datos de precios pagados al ganadero, FEGA, lo demuestran.

Asimismo, explica que es la guerra de precios en la que se embarcan las cinco grandes cadenas, que acaparan la mayor parte de la cuota de mercado de alimentación, provoca un gran impacto en el resto de la cadena, que, junto con la desproporción del tamaño en la negociación provoca que el ganadero acabe salpicado, siendo el único eslabón que pierde dinero por realizar su actividad.

Específicamente, la organización señala que Mercadona, líder de la distribución, tendría presuntamente gran parte de la responsabilidad en esta debacle del sector lácteo. en la medida que, en esta guerra de precios por un producto reclamo como la leche líquida. El precio de venta de marcas blancas, que supone la mitad de las ventas de este producto, oscila en torno a los 0,60 €/l, precio que haría que los interproveedores, para ser viables, paguen unos importes extraordinariamente bajos al sector primario y que no sirven ni para cubrir costes.

Así, la falta de un balance positivo repercute directamente en la viabilidad de la granja y en la capacidad de los profesionales para crecer o para mejorar sus instalaciones o innovar o adaptar las granjas a las mayores exigencias ambientales o de bienestar animal.

Unión de Uniones propone que, para mejorar la situación del sector lácteo, la administración debe prohibir y perseguir la reventa a pérdidas en la cadena alimentaria, así como definir una cuota de mercado específica en la alimentación, para perseguir presuntas actitudes irresponsables por parte de las grandes empresas e industrias que dominan y marcan las tendencias del sector, en especial Mercadona, ya que las mismas tienen un efecto en todo el mercado lácteo (arrastra los precios a la baja), y un efecto devastador al sector productor, ya que los valores a lo largo de la cadena se determinan en función del precio final, llegando al primer eslabón, el productor, a valores no rentables.

Tags: 

Sección: