Agronews Castilla y León

 

Unió de Pagesos ha constatado que el agricultor o ganadero profesional, cuando se jubila, sigue siendo uno de los colectivos con las pensiones contributivas más bajas de la Seguridad Social, muy lejos, incluso, del salario mínimo interprofesional. Por este motivo, el sindicato exige a la Administración pensiones dignas para el sector.

Hay que tener en cuenta que una parte muy importante de los agricultores y ganaderos acceden a los complementos a mínimos (parte no contributiva de las pensiones), ya que las prestaciones por haber cotizado, hasta el 2007, en el antiguo Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social por cuenta propia, a la vez que los cálculos de las pensiones han incorporado, desde 2012, cada año, las bases de cotización de un año más, alcanzando los 25 años el próximo año, a menudo se sitúan por debajo de estos mínimos.

Por ello, a pesar de reconocer que las recomendaciones del Pacto de Toledo de noviembre de 2020 pueden suponer un paso adelante para lograr la sostenibilidad del sistema de pensiones de la Seguridad Social, también pueden implicar una nueva devaluación de las metas acordadas con la integración de la pequeña y mediana agricultura profesional al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, y no abordan adecuadamente situar la base máxima de cotización al valor medio de los salarios de los directivos de las empresas o la reducción efectiva de las elevadas tasas de economía sumergida en España.

Para Unió de Pagesos, el sistema contributivo y el no contributivo de pensiones en España debe dar pasos decididos con el objetivo de disponer de un sistema en el que la dimensión de solidaridad sea clave; por ello, hay que tener como objetivo que la pensión mínima sin cónyuge a cargo alcance lo antes posible el valor del salario mínimo interprofesional.

El proyecto Red Caliu de UP, con el apoyo de la Obra Social La Caixa y del Departamento de Trabajo, ha impulsado una consulta para conocer la situación actual sobre la vulnerabilidad de las personas mayores y la calidad de los servicios de que disponen en las zonas rurales. Del análisis de los resultados de la consulta se desprende la necesidad de articular un sistema de atención domiciliaria, un déficit claro de acceso a las nuevas tecnologías, incluida la cobertura de telefonía móvil, la falta de servicios bancarios y de establecimientos de productos de primera necesidad, entre otros déficits.

La gran mayoría de las personas encuestadas se muestran satisfechas de vivir en las zonas rurales y quieren seguir viviendo en poblaciones que dispongan de los servicios necesarios, a la vez que denuncian que la falta o la insuficiencia de servicios dificultan la fijación de gente en el territorio, favoreciendo la despoblación y envejecimiento de las zonas rurales.

Cabe recordar que la discriminación por razón de edad se incrementa en las zonas rurales. Por este motivo, es importante conocer la calidad de los servicios que se ofrecen y cuáles son necesarios para poder seguir viviendo en los pueblos. En este sentido, hay que activar políticas efectivas que permitan evitar el despoblamiento del territorio.

Para abordar estas cuestiones, Unió de Pagesos ha organizado un acto en línea mañana miércoles 3 de marzo. Puede consultar el programa en este enlace.

Sección: