Agronews Castilla y León

Unió de Pagesos reclama a las administraciones que establezcan políticas alimentarias basadas en el fomento de la venta directa y el circuito corto de comercialización por los beneficios para la salud, la economía del país, la sostenibilidad y la biodiversidad que supone esta actividad. En este sentido, pide que doten campesinado de las infraestructuras necesarias en materia de logística, como estrategia para sumar más productores a la venta de proximidad y para incrementar el consumo por parte de minoristas y consumidores, sumándose así a la iniciativa emprendida por Unió de Pagesos y el Ayuntamiento de Barcelona, ​​en lugar de poner en marcha múltiples proyectos que acaban teniendo un escaso o nulo impacto.

 
El sindicato considera que el principal problema para consolidar el incremento de venta directa al consumidor final radica en solucionar el alto sobreesfuerzo en logística que tiene para el campo, sin repercutirlo en el consumidor final, y que no es sostenible en el tiempo si no se organiza. Además, se crea una movilidad de vehículos innecesaria, generadora de emisiones de CO 2 . Por este motivo, Unió de Pagesos, con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, hace más de dos año que trabaja para aportar una solución que podría ya ser operativa en la primavera de 2021 y que se podría llevar a cabo en la resto de territorios con el apoyo de las diferentes administraciones. 
 
El sindicato considera básico que en Mercabarna, centro neurálgico de la distribución de fruta y huerta en el área metropolitana de Barcelona, ​​se pueda ubicar un Centro de intercambio de productos agroalimentarios de proximidad (CIAP), y que en el nuevo espacio del Biomarket (nave ecológica de Mercabarna de nueva creación) se n'ubiqui uno específico para la agricultura y ganadería ecológicas catalanas. Este proyecto puede aportar un incremento en la venta de productos de proximidad, al solucionar el problema logístico que tiene la agricultura, y poderlo poner a disposición de la ciudadanía a través de minoristas de mercados municipales y de tiendas especializadas, asociaciones y cooperativas de consumo y, incluso, suministrar directamente al consumidor final.
 
El sindicato recuerda que como consecuencia de la crisis sanitaria y el estado de alarma, que ha provocado, por parte de algunos municipios, un cierre ilegal de los mercados no sedentarios y de espacios públicos en los que el campesinado comercializaba sus productos, conjuntamente con el cierre del canal HORECA, ha llevado campesinado a distribuir su producto al consumidor final, para no caer en manos de los abusos de mayoristas y de la gran distribución y evitar vender por debajo del coste de producción. Sin embargo, esta situación está suponiendo un sobreesfuerzo, en tiempo y dinero, para el campo que no se puede mantener en el tiempo, sin una logística organizada.
 
Hay que recordar que sólo un 5% de las explotaciones agrarias catalanas acreditan la venta de proximidad, y de éstas, un 45% realizan tanto venta directa como a través de circuito corto (sólo un intermediario), mientras que el 37% realizan sólo circuito corto y el 18% sólo venta directa.

Tags: 

Sección: