Agronews Castilla y León

Unió de Pagesos pide a las administraciones medidas de apoyo a los afectados y la reparación de las infraestructuras agrarias dañadas por los efectos del temporal Gloria en Cataluña. Unos efectos que, en las últimas horas, se han hecho notar con especial violencia en las comarcas gerundenses desbordando los caudales de los ríos Fluvià y Ter y algunos de sus afluentes y inundando campos de cultivo, casas y otros espacios. Dentro de estos, uno de los cursos castigados por la crecida ha sido el del río Orlina a su paso por el término de Peralada (Gerona), un punto donde las riadas no son una excepción, ya que en los últimos años, entre otros en mayo de 2010 y marzo de 2011, ya se han producido numerosos daños. Por ello, en este caso concreto el sindicato pide a la Agencia Catalana del Agua (ACA) que esta vez sí sea sensible a las mejoras que reclama el territorio para resolver una situación que no es coyuntural, sino estructural.

A la espera de una valoración definitiva que pueda cuantificar el alcance real de los daños, el sindicato alerta de graves consecuencias en zonas frutales del Alt y el Baix Empordà (La Tallada d'Empordà, Gualta, Ventalló y Torroella de Montgrí , entre otros), en la Garrotxa (principalmente en la Vall d'en Bas, lo que debería hacer replantear la solución propuesta por la nueva variante, y considerar la propuesta que siempre ha hecho el sindicato) y al Plan de la Estany.

En el caso de la comarca del Gironès, otra de las zonas donde el temporal ha dejado graves repercusiones ha sido la zona de Vilanna, en el término municipal de Bescanó. En este punto, el sindicato denuncia que el desembalse de agua proveniente del sistema Sau-Susqueda provocó ayer jueves graves inundaciones que se llevaron tierras vegetales y que dañaron varias hectáreas de cultivo, aún por cuantificar.

Estos daños se suman, además de las inundaciones con agua de mar en el Delta del Ebro, a los registrados en otros puntos de huerta como el Maresme, donde los vientos y el agua han dañado invernaderos e infraestructuras de riego, o al Plan de Palafolls, donde la crecida del Tordera inundó campos convirtiéndolos en lodo y haciendo perder cosechas. Una situación similar a la vivida en el Baix Llobregat, en municipios como Gavà y Viladecans, donde el dolor de las inundaciones hay que sumar también el problema endémico de la dificultad de drenaje de agua pluvial hacia el mar.

En todos estos casos, sin embargo, la dimensión real de las pérdidas y los destrozos aún no se conocerán hasta dentro de unos días, una vez se hayan podido hacer los peritajes correspondientes. En este sentido, el sindicato pide a las administraciones celeridad a la hora de llevar a cabo estas gestiones para poder tomar medidas de manera rápida y efectiva para que, entre otras cuestiones, se pueda tener en cuenta la reducción de módulos del IRPF por la afectación debido a daños meteorológicos.

Asimismo, Unió de Pagesos pide a la administración del Estado ya la Generalitat de Cataluña que articulen ayudas para rehacer las explotaciones agrarias e infraestructuras tales como caminos, márgenes, taludes e instalaciones de riego que han sido asoladas por el paso del temporal.

Sección: