Agronews Castilla y León

Unió de Pagesos ha presentado recurso contra la resolución de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura, de 28 de diciembre de 2021, que establece en 946 hectáreas la superficie que se podrá conceder para autorizaciones de nuevas plantaciones de vid en 2022, equivalente sólo al 0,1% de la plantación de vid con fecha de 31 de julio del pasado año. En todo el Estado, serán más de 40.000 las hectáreas que habrán dejado de estar a disposición para nuevas plantaciones, ya que el Ministerio, desde 2016, ha decidido no repartir hasta el 1% anual de la superficie plantada , como permite la Unión Europea. En el ámbito europeo, sólo España y Alemania recortan el cupo de nuevas plantaciones.

Para el sindicato, el nuevo sistema de autorizaciones de nuevas plantaciones de vid supone una pérdida del potencial productivo e impide la mejora de la competitividad para el sector, tanto de los viticultores profesionales como de los jóvenes que se incorporan, en las zonas donde las Denominaciones de Origen [DO] no hayan propuesto la limitación de plantaciones en su ámbito geográfico. Las DO pueden decidir anualmente, según las perspectivas de mercado, limitar las nuevas plantaciones, replantaciones y conversiones de derechos en autorizaciones, con el objetivo de evitar futuros desequilibrios.

La superficie de nuevas plantaciones que se ha ido aprobando año tras año en el Estado se basa en las recomendaciones de la Interprofesional del Vino de España [OIVE] para evitar riesgos de oferta excesiva basados ​​en informes y análisis sobre las perspectivas de mercado, previsiones del impacto de las nuevas superficies que entrarían en producción y de los derechos de plantación y autorizaciones concedidas sin ejercitar. En este sentido, Unió de Pagesos también ha pedido, en el recurso, al Ministerio que haga públicos estos informes.

El sindicato considera que el reparto de nuevas plantaciones entre las distintas comunidades es desequilibrado, y que la resolución que ha recurrido no tiene en cuenta la entrada, en determinadas DO, de autorizaciones de replantación deslocalizadas de otras áreas a las que se van generar.

Sin embargo, el Ministerio parece no ser consciente de este problema desde 2016, y de que de las 98 figuras de calidad homologables a una DOP que existe en el Estado, para la próxima campaña sólo seis han propuesto limitaciones o restricciones para planificar las superficies de vid.

Con el recurso presentado, el sindicato reivindica también la necesidad de que el sector tenga capacidad de tomar sus decisiones en cuanto a la política vitivinícola.