Agronews Castilla y León

Unió de Pagesos exige a las "integradoras" que adecuen los contratos a las nuevas normativas y, en concreto, que asuman su corresponsabilidad en la gestión correcta de las deyecciones ganaderas y adecuen los pactos económicos, teniendo en cuenta los gastos que tiene que asumir el titular de la granja para adecuarse a la nueva legislación.

El sindicato también pide a la Administración que vele para asegurar el cumplimiento de la normativa, para que los contratos se formalicen por escrito y con el contenido mínimo que describe la ley, como marca la normativa catalana referente a los contratos de integración y la estatal de mejora de la cadena alimentaria.

Unió de Pagesos recuerda que la Administración no ha velado por la aplicación de esta normativa y que todavía hay un número muy elevado de contratos que no tienen en cuenta las responsabilidades y obligaciones de cada una de las partes. La mitad de los contratos de integración en porcino de engorde no se formalizan por escrito, situación que deja la parte más débil, el ganadero, en manos de las decisiones de las integradoras.

En Cataluña hay normativa expresa que regula los contratos de integración desde el año 2005. La Ley dispone las responsabilidades y obligaciones del integrador e integrado, así como el contenido mínimo del contrato, con el objetivo de dar transparencia a las relaciones y seguridad a las partes interesadas.

Sin embargo, la necesidad de adaptar las nuevas normativas sectoriales a los contratos de integración llevó a que la Ley de contratos de integración, en 2017, se compilase en el Código Civil Catalán con algunas modificaciones para asegurar una correcta gestión sanitaria y ambiental de los animales.

El régimen de integración ganadera, bastante habitual en el sector de aves de corral y de porcino, es un sistema de gestión a través de un contrato entre el integrador (que proporciona los animales, los medios de producción y los servicios que se pacten ), y el integrado, que aporta la granja (las instalaciones y los bienes y servicios necesarios para la explotación, y se compromete al cuidado y el mantenimiento del ganado). Según datos del Departamento Agricultura, cerca del 90% del sector de aves y un 75% del porcino de engorde se gestionan a través de este régimen.

Sección: