Agronews Castilla y León

Unió de Pagesos reclama a la Generalitat que dote con un presupuesto suficiente el Plan de Acción para el desarrollo de la Producción Ecológica para el período 2023-2027, a la vez que denuncia una reducción de ayudas del propio Ejecutivo para el sector ecológico, todo y tener reconocido que es el sistema de producción agraria más sostenible y el que más contribuye a la adaptación y mitigación al cambio climático, por lo que la Unión Europea propone alcanzar el 25% de la superficie agrícola bajo certificación ecológica en 2030.

El sindicato alerta de que mientras que la Dirección General de Agricultura y Ganadería está iniciando un proceso participativo para elaborar el Plan de Acción para el Desarrollo de la Producción Ecológica 2023-2027, sin presupuesto asignado, la Secretaría de Agenda Rural, del mismo Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, hace una propuesta de nuevas ayudas a la agricultura y ganadera ecológicas para el período 2023-2027, infradotado presupuestariamente con 93 millones de euros, lo que supone una reducción del importe de ayuda de un 20% para las superficies acogidas en conversión y de un 30% para las que ya estén en certificación ecológica, durante el período 2023-2027.

Unió de Pagesos ha trasladado al Departamento que lo que el sector productor ecológico catalán necesita disponer de un presupuesto suficiente y no sólo para las ayudas a la agricultura y ganadería ecológicas en las intervenciones en desarrollo rural como compromisos medioambientales y climáticos, sino para poder hacer frente a los retos en investigación, innovación y transferencia tecnológica, que permitan acortar la diferencia de rendimientos productivos entre la producción ecológica y la convencional. Además, existe la necesidad de asesoramiento al campesinado ecológico, recursos para la entidad pública de certificación, para dar mejor respuesta a las necesidades que tienen los inscritos, para fomentar su consumo a través de centros públicos como escuelas, universidades, prisiones, hospitales, etc., y para informar más y mejor a la sociedad sobre las bondades de consumir producto ecológico, entre otras cuestiones.

El sindicato también defiende que el sobrecoste y el lucro cesante que tiene la producción agraria ecológica respecto a la convencional sea compensado al 100% y, si no puede ser todo a través de las ayudas en las intervenciones en desarrollo rural, que se hagan otras maneras, como con una disminución de la fiscalidad, intercediendo ante el Estado para que articule bonificaciones en las cuotas de la seguridad social, o que parte del impuesto a los vehículos contaminantes repercuta en el sector. El actual modelo de cotización a la seguridad social perjudica al campesinado ecológico porque necesita de más horas de mano de obra que la agricultura y ganadería convencional.