Agronews Castilla y León

Unió de Pagesos da por iniciada la campaña de recogida de la cereza. Una campaña, sin embargo, que el sindicato alerta que llega con la perspectiva de una pérdida de producción, hasta el momento, de las variedades más tempranas del entorno del 30% en las comarcas de Lleida y del 20% en las Tierras del Ebro fruto de las heladas del mes de marzo, por San José. En ese momento, las temperaturas llegaron a bajar durante varias horas hasta los 5 grados bajo cero en determinadas zonas de Lleida, la noche del 19 al 20 de marzo. Ahora bien, esta pérdida de producción puede implicar una mejora de la calidad organoléptica de las frutas que han resistido al frío, siempre y cuando la lluvia prevista para los próximos días no lo estropee.

Por otro lado, en el resto de zonas productoras de Cataluña como diversos municipios del Baix Llobregat y del Alt Empordà, Bràfim (Alt Camp) y Vandellòs (Baix Camp), si la pluviometría lo permite, se espera una cosecha normal ya que la helada del marzo no fue tan severa.

Ahora bien, las principales zonas productoras de cereza temprana en Cataluña como son el Baix Segre y las Tierras del Ebro están a la espera de las lluvias que se prevén para los próximos días, ya que pueden provocar daños en la fruta que se prevé cosechar las próximas semanas. El principal temor en estos territorios es que un exceso de agua en momentos cercanos a la cosecha provoque la apertura del fruto y imposibilite su comercialización para el consumo en fresco.

Una cosecha de calidad
Unió de Pagesos espera una buena cosecha de elevada calidad en Cataluña, en comparación con la mala campaña del 2020, donde las lluvias de la primavera causaron graves daños en este cultivo que hicieron perder, prácticamente, la totalidad de la cereza temprana producida en nuestro país, tal y como anunció el sindicato en su momento.

Finalmente, el sindicato ha detectado un aumento de los movimientos de los compradores, con el fin de asegurarse de poder adquirir el producto. Unió de Pagesos espera que esto evite que, a lo largo de la campaña de la cereza de este año, la distribución presione a la baja los precios en origen y confía en que el campesinado pueda paliar las pérdidas económicas del año pasado.

Sección: