Agronews Castilla y León

 

Unió de Pagesos advierte que esta campaña, a la disminución prevista en la producción de manzana y de pera se suman daños importantes en calidad y cantidad para la proliferación de hongos imposibles de controlar.

Los datos previsión de cosecha de manzana y pera anunciadas por el Departamento de Agricultura el 24 de julio indicaban una caída de la producción del 16% en manzana y del 7% en pera respecto de la campaña anterior debido a los daños producidos por la granizada del 3 de junio y por las heladas y la lluvia primaverales, que afectaron la floración y el cuajado del fruto.

Unió de Pagesos considera, sin embargo, que la producción real acabará siendo bastante inferior para la proliferación de enfermedades fúngicas que afectan a la fruta debido a los períodos de lluvias persistentes y que no se han podido controlar, aunque la agricultura ha realizado los tratamientos fitosanitarios oportunos.

En el caso de la manzana, la zona con más daños es la de las comarcas de Girona, donde la afectación, sobre todo por moteado, es de un 50% de la producción, aunque en algunas parcelas es muy superior . Esta circunstancia se debe a una mayor incidencia de las precipitaciones, que han dejado, algunas veces, el terreno encharcado durante 10 o 12 días, imposibilitando la realización de los tratamientos fitosanitarios.

En la zona de Lleida, la afectación también es generalizada pero menor, entre un 15% y un 20% de la producción, ya que se pudieron realizar los tratamientos fitosanitarios oportunos al no persistir el terreno encharcado durante tanto tiempo. Sin embargo, aparte de la pérdida de cosecha, para que la fruta afectada no puede destinarse al consumo en fresco, también ha supuesto unos sobrecostes importantes de producción por los tratamientos oportunos que se han tenido que realizar después de cada período de lluvias.

El sindicato considera que la dificultad en el control del moteado puede ser debido a la aparición de resistencias de esta enfermedad a los productos fitosanitarios autorizados, tal como alerta el Comité de Acción de Resistencias a Fungicidas.

En cuanto a la pera, el alcance de las enfermedades fúngicas en determinadas variedades ha sido menor, como en las variedades carme y ercolini, que también se han visto afectadas por el moteado, provocando daños en calidad y disminuyendo así la categoría de la fruta. Hay que tener en cuenta que la decisión de algunos ayuntamientos de cerrar los mercados no sedentarios varias semanas a raíz de la pandemia ha provocado que los daños en calidad pasaran a ser en cantidad, dado que la pera ercolini de categoría inferior, que se comercializa principalmente en estos mercados, se ha destinado a la industria al encontrar estos canales cerrados. En las variedades como el Abate Fetel, afectada sobre todo por el hongo Stemphylium, todos los daños han sido en cantidad, ya que la pera afectada sólo se puede dejar en el campo o enviar a la industria del zumo. En la variedad de blanquilla también hay una gran afectación del hongo septoria.

Unió de Pagesos pide a Agricultura una valoración precisa de estas pérdidas para garantizar una fiscalidad justa para los fruticultores que tributan en el sistema de estimación objetiva (módulos) del IRPF. Además, para las explotaciones más afectadas de Girona y de Lleida, en el caso de que Agroseguro no lo considere un daño indemnizable, Unió de Pagesos pedirá al Departamento que habilite una línea de ayudas directas para los fruticultores profesionales que vean peligrar la viabilidad de sus explotaciones.

Tags: