Agronews Castilla y León

Una veintena de ayuntamientos participantes de la Red de Ciudades por la Agroeocología firman la Declaración de Valladolid para el impulso de la sistemas agroalimentarios locales frente a riesgos globales , un manifiesto basado en el informe ‘Sistemas Alimentarios Locales Frente a Riesgos Globales, de la COVID19 a la Crisis Climática’ que se presenta en este IV Encuentro Anual online de la Red.

Enlace a la declaración:  https://www.ciudadesagroecologicas.eu/sistemas-alimentarios-locales-frente-a-riesgos-globales-informe-y-declaracion/

Con más de 200 personas inscritas y una veintena de organizaciones sociales, los 21 municipios que participan de la Red presentan esta declaración de compromisos que contiene una batería de 14 acciones articuladas en torno a 5 objetivos prioritarios para adaptar los sistemas agroalimentarios locales a los impactos de las emergencias globales y mitigar sus causas.

En la rueda de prensa han participado Carolina Andreu, Concejala Delegada de Comercio y Vivienda del Ayto de Zaragoz y Presidenta de la RCxAe, María Sánchez Concejala Delegada General de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible y,  Alejandro Ramón , Concejal Delegado de Emergencia Climática y Transición Energética y de Agricultura, Alimentación Sostenible y Huerta y además han estado presentes los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Baztán, Castellón de la Plana, Deba, Godella, Granollers, Lucena, Meliana, Orduña, Palma de Mallorca, Rivas Vaciamadrid, San Cristobal de la Laguna y Valle de Arce. Grandes, medianas y pequeñas ciudades que a pesar de tener diferentes problemáticas relacionadas con la respuesta a las crisis climática y sanitaria en los entornos rurales y urbanos, las situaciones y capacidades son complementarias. La articulación entre campo y ciudad es un elemento clave para impulsar sistemas alimentarios sostenibles, saludables y justos para la acción climática y la seguridad alimentaria y nutricional

Andreu, concejala del Ayuntamiento de Zaragoza y actual Presidenta de la RCxAe ha comenzado explicando que “el informe que hoy se presenta junto a la ‘Declaración de Valladolid’ que nos va a permitir a las ciudades adheridas cumplir con los compromisos que aseguren una alimentación sostenible de calidad en nuestros territorios en coordinación y cooperación con otras entidades locales”, Tal y como plantea el informe, la perspectiva de sistemas alimentarios resulta central para entender y actuar frente a riesgos globales, como las pandemias y el cambio climático. Según los datos, las emisiones de gases de efecto invernadero del sistema agroalimentario mundial, que incluye actividades de elaboración y procesado, envasado, transporte y distribución de alimentos, ascienden a entre el 21 y el 37% del total de las emisiones antropógenas netas y existe una clara vinculación entre la intensificación agrícola y ganadera y el mayor riesgo de aparición de pandemias como la COVID-19, ya que se estima que el 31% de los brotes de enfermedades emergentes (incluido el VIH, Ébola y Zika entre otras) están relacionados con la invasión humana y la deforestación, donde el 75% y el 80% de ésta está asociada a la expansión agrícola, tanto para obtener pastos como para la producción de piensos.

Ha continuado la concejala vallisoletana María Sánchez , vicepresidenta de la Red recordando que “en este IV Encuentro reafirmamos nuestro compromiso, el papel de los ayuntamientos es clave y por ello estamos generando estrategias alimentarias, para saber cómo comemos la relación de una buena alimentación con la salud de las personas y los territorios”.

Los compromisos de la declaración pretenden ser una hoja de ruta para los consistorios ante la realidad de que las emergencias globales tienen un gran impacto sobre la seguridad alimentaria de la población, al verse afectadas la disponibilidad y asequibilidad de los alimentos, especialmente en las ciudades debido a su elevada densidad. El informe destaca entre los efectos de la pandemia modificaciones severas en la producción de alimentos, dificultades en el desarrollo del trabajo del sector primario, bloqueo de la venta directa de alimentos, empeoramiento de los hábitos de consumo de la población o la limitación del acceso a alimentos a las personas más vulnerables. Tal y como se está reflejando en la multiplicación de demanda alimentaria desde mayo de este año 2020.

Por último Alejandro Ramón ha explicado una serie de iniciativas impulsadas desde el Ayuntamiento de Valencia y ha recordado que “es urgente descarbonizar nuestros sistemas agroalimentarios. Para ello es fundamental relocalizar la producción y el consumo de alimentos a nuestros ámbitos más cercanos y potenciar el consumo de proximidad y de temporada. Necesitamos impulsar los mercados municipales como infraestructuras públicas alimentarias y generar nuevas vías para la venta directa y los canales cortos de distribución alimentaria. En todo esto la compra pública alimentaria es también un factor clave: nuestros comedores escolares, de hospitales, de residencias... han de ser motor e impulso de este cambio”.

Los ayuntamientos concuerdan en la necesidad inmediata de que se desarrollen estrategias integrales y coordinadas que por una parte reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y por otra nos protejan tanto de las zoonosis como de los efectos del cambio climático, limitando así la fragilidad de la economía y la sociedad, avanzando en la autosuficiencia en lo relativo a productos y servicios de carácter básico y desarrollando protocolos para la adaptación a eventos extremos climáticos y sanitarios, inevitables a corto y medio plazo.

Para ello las entidades que conforman la Red aseguran que las soluciones pueden venir de la mano de la agroecología, que tiene un papel central en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 sobre el desarrollo sostenible (2015) y en la recuperación de una relación equilibrada entre naturaleza y economía, como proponen las estrategias de la granja a la mesa y sobre biodiversidad para 2030, presentadas por la Comisión Europea en 2020.