María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

La mejora genética en las explotaciones ganaderas es algo que llevan haciendo desde hace tiempo algunos ganaderos de la provincia y prueba de ello es lo que están realizando en la explotación La Sielma de Monfarracinos.

Jorge Hernández, su propietario, es precisamente un joven ganadero zamorano que lleva ya muchos años en su oficio pero que no se ha quedado atrás en los avances tecnológicos de su granja siempre por mejorar la producción y el bienestar animal. Se puede decir que es el primer ganadero que firma un contrato con un centro de inseminación artificial francés para la transferencia de embriones a un semental.

Desde hace cuatro o cinco años está trabajando con la raza Brown Swiss (Pardo Suiza), de hecho “en estos momentos tenemos un animal de esta raza de un alto valor genético y tenemos un contrato con un centro de inseminación de Francia para proporcionales un semental”. “Es la primera vez que un centro de estas características contrata un animal para su programa genético”, señala Jorge Hernández a AGRONEWS CASTILLA Y LEÓN.

La explotación zamorana mantiene el contacto con la Brune Genetique Services (BGS), una unión de cooperativas agrícolas que reúne el libro genealógico de la raza Brown Swiss.

La raza seleccionada tiene una doble aptitud, tanto lechera como cárnica, aunque este ganadero compatibiliza su producción lechera con vacas de raza Holstein o Frisona. La elección de este ejemplar Brown Swiss “es productivamente más atractiva por la alta calidad de la leche y un demostrado buen rendimiento quesero”, añade Hernández.

El proyecto parece que está dando buenos resultados ya que han llevado a cabo el primer lavado de embriones habiendo obtenido 11 viables y uno que no. Previamente, se hace un tratamiento hormonal sobre el animal para hacerle que ovule algo más de lo normal, después se insemina, en vez de una vez son tres para tratar de fertilizar todos los óvulos, posteriormente a los siete días de la inseminación es cuando se realiza un lavado del útero y se recogen los embriones que se seleccionan al microscopio”, ha asegurado Hernández.

Según ha dicho Jorge Hernández “si quieres tener calidad hay que apostar por buenos animales, la genética va muy lenta y la alternativa era comprar embriones o algún animal, así que opté por esto último y adquirí en Francia hace dos años una ternera de 8 meses con alta calidad genética que es hija ya de estos animales”.

Este ganadero señala que el motivo de llevar a cabo este proyecto es “tratar de trabajar con esta raza es mejor porque es más rustica tiene un promedio de producción un poco más bajo en el primer periodo de lactancia aunque es un animal que produce mucha más grasa en proteína, de más calidad, y nosotros somos socios de la industria láctea Gaza, que paga muy bien la calidad y nos pareció interesante tratar con esta razas para mejorar la calidad de la leche”.

Provincias: