Agronews Castilla y León

 

  • La Indicación Geográfica ha finalizado la campaña 2019 con unos resultados excepcionales. Se han recogido cerca de 809.000 kilos de endrinas y se ha aumentado un 5,8 % en las ventas de Pacharán Navarro.

 Ha finalizado la campaña en la Indicación Geográfica con la recogida de cerca de 809.00 kilos de endrinas debido a las buenas condiciones meteorológicas, tanto de temperaturas como de humedad a finales de marzo para el cuajado del fruto. Ha sido una cosecha muy superior a 2018 en el que se recogieron 340.752. kg, lo que ha supuesto un incremento en 2019 del 137%.

Podemos calificar la campaña de endrinas 2019 como perfecta: floración intensa en primavera, brotado de las hojas dos semanas después permitiendo un gran cuajado de las flores, clima suave hasta junio y con pocas lluvias que mantienen las endrinas pequeñas, con un tamaño de guisante. El verano, cálido, termina en un otoño suave con noches frías, ideales para completar la maduración polifenólica. Condiciones que hicieron que recogiéramos una cosecha abundante y de una gran calidad.

El Consejo Regulador ha hecho público además que durante el año 2019 se ha producido un aumento en certificación de producto respecto al año anterior del 5,8 %. Un aumento que hace confiar que el consumo de espirituosos de sobremesa, como es el Pacharán Navarro, siga creciendo en los próximos años. La mayor actividad comercializadora se produjo el segundo y el cuarto trimestre del año, coincidiendo con la Navidad y los meses anteriores al verano.

La IG Pacharán Navarro ha comenzado a descubrir los primeros macerados del año y desde el Consejo Regulador, afirman que, “todo hacía prever también una gran calidad en los pacharanes navarros elaborados con esta cosecha y eso es lo que nos encontramos en los descubes de los depósitos: una añada excelente”. En la copa observamos colores más intensos que años anteriores, con tonos morados y rojos. El aroma intenso de cerezas y ciruelas recién cogidas con notas florales se combina perfectamente con el fondo anisado. En boca los primeros pacharanes navarros nos han sorprendido por el gran equilibrio de la acidez y, sobre todo, por la mayor densidad que aporta la gran madurez de las endrinas. Como siempre, tras el trago viene lo mejor: la ligera astringencia del pacharán promueve una intensa salivación que hace que el aroma de los arañones se mantenga varios minutos en la boca, un recuerdo de nuestro fruto del otoño que vuelve a hacer de nuestros pacharanes navarros el mejor complemento de una sobremesa o el mejor chupito cuando nos juntamos con la cuadrilla.

El Pacharán Navarro se elabora con endrinas navarras sin emplear ningún aditivo, aromatizante ni colorante. Eso es lo que le da la diferenciación y la calidad de un producto con origen. Desde 1997, Navarra se ha convertido en la única zona de Europa donde, además de encontrar endrinas silvestres, también se cultivan, lo que la convierte en la mayor productora de pacharán a nivel nacional.

 

 

Tags: