Agronews Castilla y León

 

  • Bajo la idea “Renovables sí, pero de otra forma” se trata de evitar que el proyecto “Parque Eólico Ágata y su línea de evacuación”, de gran impacto sobre el territorio, sea aprobado por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico

  • Se alerta de que el proceso de despliegue de las energías renovables se está concentrando en este territorio, de gran valor paisajístico y de gran riqueza ambiental, produciendo una indeseada masificación de estas tecnologías en la zona

Un proyecto con 19 mega-aerogeneradores de 200 metros de altura, con una altura de buje de 115 metros y un diámetro de rotor de 170 metros,  se tramita en una zona de alto valor medioambiental, paisajístico y patrimonial del término municipal de Peguerinos de la provincia de Ávila. Una provincia que ya cuenta en la actualidad con más de 300 aerogeneradores distribuidos en 16 parques, el 70% de los cuales se concentra en torno a este nuevo emplazamiento. 

El proyecto también contempla la construcción de una línea de alta tensión de 33,7 km para evacuar la electricidad generada, con 99 torres de más de 30 metros de altura cada una, y que pasaría por los municipios de Santa María de la Alameda, Zarzalejo, El Escorial, Colmenarejo y Galapagar, en la Comunidad de Madrid.  

La ubicación del parque eólico en el Guadarrama occidental (Sierra de Malagón), en zonas naturales con alto valor por la presencia de hábitats y especies de aves y murciélagos, y áreas prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de especies amenazadas, presenta también un alto impacto paisajístico. Además el parque es colindante con el Parque Natural “Sierra de Guadarrama” y del espacio protegido Red Natura 2000 ZEPA “Campo Azálvaro-Pinares de Pinares de Peguerinos” y la línea atraviesa espacios RN 2000 de la Comunidad de Madrid.

Circunstancias que hacen necesario que el proyecto conlleve una declaración de impacto ambiental desfavorable a la creación del parque eólico y la línea eléctrica. “La proliferación de instalaciones eólicas existente en esta zona de alta sensibilidad ambiental en torno a ellos se ha identificado como un factor de presión y amenaza derivado de la afección por colisiones con la avifauna y quirópteros, sea en los propios parques o en las líneas de evacuación, así como por el punto de alta concentración que constituye el vaso de vertido de residuos del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) Ávila Norte», según informa José Aguilera presidente del Colectivo Azálvaro. 

Es importante indicar que la zona donde se proyecta la creación del parque eólico juega un papel vital en el mantenimiento de la conectividad por la Sierra de Guadarrama, así como de los procesos ecológicos existentes, dando cobijo a una importante fauna de excepcional valor, con alguna de las especies más emblemáticas de la península Ibérica como el águila imperial ibérica, el buitre negro o el milano real. 

 Campaña contra el parque eólico en la Sierra de Guadarrama 

Ante esta nueva mega-instalación eólica se alzan diferentes colectivos, organizaciones ambientales, asociaciones y comunidades locales, ayuntamientos, etc… que persiguen los mismos fines de defensa de la biodiversidad y del paisaje de la Sierra de Guadarrama. Lo que se acepta como energía limpia puede causar graves daños medioambientales en la biodiversidad.

La iniciativa colectiva ha lanzado una campaña de crowdfunding, cuyo objetivo es la dotación de un fondo económico para promover acciones de sensibilización y legales en defensa de la biodiversidad y del paisaje de la Sierra de Guadarrama y su entorno ante este proyecto. 

«Energía renovable sí, pero de otra forma» 

La construcción de estos parques eólicos, tiene un mayor impacto sobre la biodiversidad y el paisaje por su gran tamaño y la necesidad de grandes infraestructuras asociadas, como líneas eléctricas y las pistas de acceso. Nuria Blázquez, de Ecologistas en Acción de Ávila señala que “se puede y se debe incrementar la producción de renovables, pero no a costa de destrozar el territorio, la biodiversidad y las posibilidades de desarrollo sostenible en comarcas enteras”. Por ello hay que apostar por modelos de energía distribuida de bajo impacto y más cercanas al usuario final.

Sección: