Rebeca Adalia - Agronews CyL

Puso en marcha su explotación ganadera en febrero del pasado año. Decidió instalarse en Herradón de Pinares (Ávila) para continuar con el legado familiar. Todo ello, lo hizo con la ilusión de dedicarse, a sus 41 años de edad, a su verdadera vocación y formación; la ganadería. En la actualidad, el ganadero abulense, Juan Manuel Berguio, ya ha registrado en su explotación 14 muertes de ganado de las 43 cabezas con las que empezó.

El último ataque, registrado el 2 de enero le ha dejado como resultado la muerte de un ternero de apenas diez días. "A la pérdida de los animales se suman las horas de trabajo y el tiempo y dinero asumidos en concepto de viajes para las gestiones derivadas de los ataques", aclara Berguio.

En los últimos días este ganadero también ha registrado mordeduras de los lobos en sus vacas. "En estos casos, las vacas consiguen defenderse pero si los lobos atrapan al ternero no hay nada que hacer", aclara Juan Manuel.

En esas ocasiones en las que los lobos consiguen su objetivo, los ganaderos acuden al agente forestal para denunciar la pérdida del animal. La indemnización que perciben los afectados en compensación por los daños sufridos está baremada aunque éstos aseguran que no cubre las pérdidas. "Cuando pierdes una hembra no está pagado. Ese animal me iba a dar entre 12 y 15 terneros. Yo ya no sé que voy a hacer", manifiesta el ganadero.

Desde los últimos ataques este ganadero ha adoptado una rutina inusual. Por la mañana acude a la explotación con la esperanza de no encontrarse ningún incidente y hace recuento de todo su ganado. "Cuando no encuentras a las vacas tienes que invertir tiempo en ir a buscarlas para ver si están vivas o no", explica resignado el ganadero abulense.

Para intentar controlar estos masivos ataques que están padeciendo en la Tierra de Pinares los afectados han formado patrullas nocturnas aleatorias para ahuyentar a los lobos lanzando petardos. "Hemos llegado a ver seis lobos que estaban comiéndose una de las vacas que me habían matado el día anterior", afirma Berguio.

Los planes de futuro para este ganadero no son muy esperanzadores. Por el momento, mantiene a sus terneros cerrados a salvo de estos mamíferos depredadores. Cada día, acude a alimentarlos ya que en estas condiciones no pueden pastar libremente.

Desde la Alianza UPA-COAG ya han denunciado los hechos y están dispuestos a hacer todo lo que esté en sus manos para que la Junta de Castilla y León en Ávila ponga en marcha los mecanismos legales para que el ganadero perciba la compensación por los daños sufridos utilizando el procedimiento abreviado.

Por otro lado, el partido político Por Ávila a través de varios de sus diputados se han puesto en contacto con este ganadero interesándose por el problema para presentar una moción en la diputación abulense.

 

Datos ataques

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha denunciado que en la provincia de Ávila se registran a diario "más de tres ataques de lobos" que se traducen en cuatro reses muertas en las explotaciones de extensivo de la provincia.

Según esas cifras, la provincia de Ávila es la más afectada de Castilla y León y ha registrado en los nueve primeros meses del año 2019, 983 ataques que provocaron 1.123 cabezas muertas. A esta provincia le sigue Segovia con 283 ataques y 410 animales muertos.

Tags: 

Sección: 

Provincias: