Agronews Castilla y León

Las exigencias del consumidor en bienestar animal, calidad y seguridad alimentaria provocan que los comercializadores de carne de cordero tengan necesidad de controlar, cada vez más, el proceso de cebo. Además, por la escasa rentabilidad de este negocio, el cebo se realiza en común para reducir costes. Sin embargo, no existe evidencia científica sobre el peso mínimo de entrada de los corderos en el cebadero.

Para ofrecer luz y pautas a esta cuestión, con el fin de reducir la mortandad y las enfermedades, se puso en marcha el grupo de cooperación llamado `Caracterización del ternasco de Aragón llevado a cebadero para reducir el riesgo de mortalidad´ entre la Casa de Ganaderos de Zaragoza, Franco y Navarro con la Universidad de Zaragoza y la Asociación Nacional de Rasa Aragonesa.

Tras el estudio se afirma que el peso de entrada en el cebadero resulta muy importante para la supervivencia del animal. Los bajos pesos provocan un aumento de mortalidad a lo largo de todo el año. Se establece como recomendación el envío de corderos con un peso superior a 14,6 kg. a la llegada al cebadero. Por otra parte, la duración del viaje ejerce muy poco efecto, sólo afecta si es superior a cinco horas. La principal causa de muerte es el complejo respiratorio ovino (CRO). El efecto del peso sobre la aparición de enfermos crónicos es poco destacable.

Tags: 

Sección: