Agronews Castilla y León

Empresas vinculadas a AfruEx acumulan deudas cercanas a un año por la inaplicación del Salario Mínimo Interprofesional de sus trabajadores; UGT FICA instará a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a la regularización de estas cotizaciones y pondrá a disposición sus Servicios Jurídicos para proceder a la reclamación de estos salarios.

UGT FICA denuncia la actitud torticera en la interpretación de la norma de un buen número de empresas hortofrutícolas de la región que se niegan a la aplicación del Salario Mínimo Interprofesional, causando con ello un grave perjuicio a sus trabajadores y trabajadoras a quienes adeudan cantidades en algún caso cercanas a un año de atrasos por este concepto.

Es lamentable, afirman desde el sindicato, que estén tratando de utilizar a los trabajadores como moneda de cambio con la excusa de la denuncia ante los Tribunales del Convenio del Campo de Extremadura por parte de la Patronal AfruEx, que pretende su incorporación a la mesa negociadora del próximo convenio. Hay que recordar que mientras no exista un pronunciamiento judicial al respecto, tienen plena vigencia, tanto del Decreto del Gobierno Central y Laudo de Obligado Cumplimiento dictado por la Junta de Extremadura, como el propio convenio que fue publicado en el DOE 125 de 30 de junio de 2020.

UGT FICA no va permitir que un litigio entre las Patronales del Sector agrario por sentarse o no en la Mesa Negociadora del Convenio Colectivo perjudique seriamente a los trabajadores, es por ello que en primera instancia requerirá la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para la revisión de las nóminas de todos los trabajadores del sector en la Comunidad Autónoma, e instar a su regularización con efectos retroactivos desde el 1 de Enero de 2020 y por otra parte, pondrá a disposición los Servicios Jurídicos de UGT para que los trabajadores y trabajadoras proceda a la reclamación vía judicial de los salarios no actualizados.

Consideran desde el sindicato intolerable esta práctica de mala fe orientada a apropiarse de los salarios de algunas de las personas trabajadoras peor pagadas de nuestro mercado laboral, en un momento especialmente complicado como el que estamos atravesando.