Agronews Castilla y León

UGAL-UPA lamenta que muchos viticultores de las D.O. León y Bierzo se hayan quedado sin optar a las ayudas de vendimia en verde por las condiciones restrictivas que se han recogido en la norma para destruir la totalidad de los racimos cuando aún no ha alcanzado la maduración favoreciendo la eliminación de excedentes.

Esta medida que tenía como plazo para presentar solicitudes ayer, 23 de junio, no ha supuesto, según esta organización agraria, un apoyo extraordinario en el sector del vino de la provincia de León para muchos productores. Y es que son demasiadas las condiciones y por lo tanto las trabas impuestas desde la Administración para quienes disponen de un modelo de explotación familiar.

La obligatoriedad de recintos completos a nombre de una persona o la dimensión mínima de 3.000 metros, por ejemplo, ha dado al traste con la opción a la que se querían acoger viticultores de la provincia ante la negativa de las bodegas a comprar uva por la crisis generada por la COVID- 19.

La ilusión con la que los viticultores de León esperan cada año la vendimia se ha convertido en malestar, impotencia y miedo en un año como este de pérdidas y de ruina económica. El plan de ayudas diseñado por las administraciones ha sido muy corto porque muchos productores no se podrán acoger a él ante la magnitud de la crisis que afrontan las explotaciones familiares vitivinícolas de esta provincia.

UGAL-UPA lamenta que se deje caer a un sector tan importante como el del vino en esta provincia. Una actividad que genera una enorme riqueza, que cuida el medio ambiente, que lucha contra el despoblamiento y que es el base de muchas economías familiares. Nuestra organización agraria recuerda que tanto Ministerio como Junta deberían haber apostado por planes de apoyo valientes y urgentes para salvar al sector, y por lo tanto también a las explotaciones familiares, de la grave crisis generada por la pandemia de la COVID-19.

Sección: