Agronews Castilla y León


Tal y como indicaban todas las previsiones, esta última campaña de producción de patata de Álava se ha visto afectada por las altas temperaturas y la falta de lluvia de los últimos meses. Las anómalas condiciones climatológicas que se han vivido durante este verano han hecho que la producción del tubérculo haya disminuido notablemente en el territorio, especialmente en la patata de siembra. Con todo, este año la cooperativa ha recolectado cerca de 10,8 millones de kilos; es decir, entre un 15 y un 20% menos de lo que suele obtener en un año normal.


“El cultivo se sembró en su tiempo, a finales de abril, y ya en mayo nuestros productores y productoras tuvieron que regar para que las patatas pudieran nacer; cosa que no sucedía desde hace muchos años”, asegura Jon Legorburu, técnico agrícola de la cooperativa.

Las altas temperaturas también hicieron que se adelantase algunas semanas la recolección. “Generalmente solemos empezar en septiembre, pero este año comenzamos a finales de agosto con los arranques”, comenta Legorburu. “Además, en esos momentos también se tuvieron que regar las fincas para así poder sacar las patatas en las mejores condiciones posibles”.

En total, este año la cooperativa tenía contratadas 270 hectáreas de patata de consumo y otras 73ha de patata de siembra, superficie que se ha recolectado de manera ágil y continuada. “La falta de lluvia en el mes de septiembre ha posibilitado que los arranques se hayan realizado ininterrumpidamente y sin vivir prácticamente ningún colapso en la planta de Zuazobidea”.

Afortunadamente, y tal y como cuentan desde la cooperativa, lo que no ha mermado es la calidad de la patata. “Como consecuencia a esa falta de lluvia la presencia de hongos ha sido muy baja, por lo que la calidad del producto es algo superior a la media de otros años”.

A pesar de que la producción ha sido menor de lo esperado, se estima que los altos precios del mercado ayuden a los y las productoras a rentabilizar su cultivo.

Patatas con origen

Sin dejar de lado la patata de Álava, la cooperativa tiene previsto comercializar de cara a la campaña de Navidad las referencias de Beltza y Edurne, las dos nuevas variedades creadas en colaboración con el Centro Tecnológico NEIKER.

Estas dos novedades  se agruparán bajo la enseña ‘Patatas con origen’, y se comercializarán en los supermercados en envases libres de plástico, y con una imagen moderna que pretende representar los principales valores de la cooperativa; como son la sostenibilidad, la apuesta por la producción local, la cooperación y la innovación.

Tags: 

Sección: